Seguidores

domingo, 25 de diciembre de 2011

Gloria al niño. Mendelshon

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Primera evaluación


Durante veinte años la  llegada de la Navidad significó para mí además de las vacaciones, los regalos y las reuniones familiares, la llegada de las notas de la primera evaluación. La tensión de ver los resultados del nuevo curso escritos en una hoja de la que tenía que rendir cuentas de una forma u otra.    
De esto hace ya mucho porque me estoy poniendo mayor.
Este curso por motivos muy diferentes, tenía en el estómago la misma sensación de entonces. 
Justo antes de comilonas, copas y bingos; celebraré que mis chicos han sacado notas estupendas. Uno de los mejores regalos de Reyes de este año.
Felices fiestas todos.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Avatar

Cuando la vida se empeña en complicarse, se complica. Y no me refiero a esas grandes tragedias, fulminantes. Yo quiero contar esas pequeñas cosas que pueden volverle loco a uno.
Cambiar de compañía de gas, de teléfono fijo y televisión, dar un parte al seguro del hogar de la vitro.
Lo primero es armarse de valor y de paciencia, el inalámbrico bien cargado y a rezar. Todos los números son al 902 por lo menos. Ya se sabe , a esperar a que te cojan, te desvíen , explicaciones y más explicaciones a todos los locutores...

Me cambio de compañía de teléfono fijo para además contratar de una vez Internet. Primer problema: la compañía anterior es por cable. Tienen que instalar no se qué roseta, quedas con el instalador con una horquilla de mas menos tres horas y dejas a tu madre en casa toda la tarde esperándole.
Te cambian de número porque la administración si no va  a ser muy larga. Adiós a mi número de los últimos 12 años. Lo instalas y funciona. Compruebas horrorizado que ahora tienes dos líneas. Llamas para protestar y te explican que ellos no tramitan la baja de la línea antigua. Te das de baja con más o menos fortuna y tienes que devolver por correo el equipo antiguo bajo amenaza de cobro de ciento ochenta euros. No cabe en el sobre, te mandan otro sobre, acaba recogiéndolo un empleado de correo urgente que te pide que le esperas tres horas y media seguidas en casa, en horario laborable. Yo nunca estoy tanto tiempo seguido en casa.

Me cambio de compañía de suministro de gas, harta de que me cobren lo que quieren. La nueva compañía este viaje sí gestiona la baja anterior pero... sorpresa;  el último recibo de gas tiene una lectura estimada que supongo muy superior a la real. Llamo para protestar, me dicen que de yo la lectura por teléfono. ¿Quién tiene llave del armario de contadores de gas? Nadie, en todo el edificio. Coincido casualmente con el lector de gas y me facilita la lectura real. Cuarenta metros menos de lo facturado por la antigua compañía. Reclamo, llamadas al 902, que no es posible que gaste tan poco; explico que soy muy rata y no enciendo la caldera y además no me ducho casi nunca.. !Joder!, que me devuelvan el dinero que me han cobrado de más que ya no vuelvo a facturar con ellos. Aún sigo esperando.

Si se te rompe la vitro, en general lo cubre el seguro de la casa. Llamas al 902 y parece que sí, que se hacen cargo. En dos días llama un técnico que viene a revisar la avería. Quiere que esté en casa más de tres horas porque no puede ajustar la visita en menos tiempo. Le cuento mi vida. Kárate con el pequeño, cerámica con la mayor, mis ensayos de zarzuela, mi trabajo a jornada contínua en las mañanas... Por fin viene con un plazo de media hora. Y me advierte de que la revisión ha sido rápida, pero que necesitará más tiempo para el arreglo y que no sabe cuándo tendrá las piezas nuevas, que me lo tome con paciencia.

Siempre tuve fama de impaciente, porque lo soy. Pero estoy ya muy atemperada. Muuuuucha paciencia en estos avatares.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Diferente


Era diferente, distinta, rara. Pero no lo sabía.
Salía de casa con los pantalones atados atrás, su botoncito y cremallera a la espalda. Sus bolsillos a media altura del culo. Al cerrar la puerta ni pensó que nadie fuera a opinar del asunto. ¿Porqué no hacerlo? Estaba más cómoda así.
Ya no recordaba las peleas con su madre cada vez que crecía y tenía que renovar el vestuario, sus fobias a ciertos tejidos, su aversión a los botones, a ciertos colores.
Siempre con los mismos zapatos, ya se había acostumbrado a ellos y no se arriesgaba a probar con otros; lejos de las trifulcas de niña cuando tenía que estrenar porque sus favoritos ya no la valían.
Con una sonrisa afable se paseaba por su trabajo, bienintencionada, no sospechaba nunca de nadie.
Se creía rodeada de amigos a los que apreciaba. ¿Dónde estarán aquellos compañeros de clase a los que regalaba figuritas a cambio de nada?.
A la salida había quedado con su novio, así le llamaba ella. Un chico sencillo que conoció semanas atrás. No duraría mucho aquella relación, pero nunca lo pensaba. Disfrutaba del presente, tan efímero siempre.
El día, como todos acababa en casa de su madre. Su casa de toda la vida.
Vivía feliz caminando sobre el agua sin que nada ni nadie pudieran mojarla.


lunes, 21 de noviembre de 2011

Lo que diga la rubia

Vísperas de Ilusión
Llenas de Superstición
Padre, Bendígame
Madre, Santígüeme
Que Dios Reparta Suerte
Sentencia Algún Amor
Que Sabiamente Advierte
Andar Con Precaución
Que Dios Reparta Suerte
Que Dios Reparta Fe
Que Auyente La Mala Muerte
Y Ustedes Lo Pasen Bien
Vísperas de Ilusión
Madre, Santígüeme
Que Dios Reparta Suerte
Sentencia Algún Amor
Que Sabiamente Advierte
Andar Con Precaución
Que Dios Reparta Suerte
Que Dios Reparta Fe
Que Auyente La Mala Muerte
Y Ustedes Lo Pasen Bien


QUE DIOS REPARTA SUERTE

Ya sabía yo que daba lo mismo, haremos todos lo que diga la rubia. Y lo peor es que no sé si sabe muy bien lo que dice. Ni si valdrá mucho su palabra. Y es que no veo ideas mejores que sean serias. Lo de la paz en el mundo y que se acabe el hambre está muy bien, pero ¿algo más concreto, no habrá?.
Dicen los abuelos que el hambre agudiza el ingenio, hambre va a haber, espero que también ideas productivas. A mí , la verdad no se me ocurre ninguna. Hay que cambiar de modelo económico, pero todavía lo deben de estar inventando. Cruzo los dedos.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Sentado

Sentado en la cama, sin nada que poder hacer, contemplaba cómo anochecía tan pronto. Las siete de la tarde y su pueblo ya estaba iluminado por aquellas odiosas farolas de luz anaranjada. Luz de la que se lamentó tantas veces. No pudo volver a observar el brillo de las estrellas desde que el alcalde decidió colocarlas en sus calles. Aquello fue el principio de su condena. 
No era aquel pueblo de los que olvidaba fácilmente, ninguno lo había sido nunca.
Enfrentarse a toda la vecindad que celebraba jubilosa la llegada de la luz a su localidad no fue una idea  popular.
Siempre había resultado huraño para sus vecinos, pero no hacía mal a nadie; hasta entonces era tolerado sin más.
¿Porqué se negaba Isidro a tan ventajosa modernidad? Contaba no se qué de las estrellas y los planetas. Se veía venir su falta de juicio.
Sentado en la cama, sin nada que poder hacer, se lamentaba de que lo único que conmovía su alma se había ido para siempre de su pueblo.
La oscuridad de su cielo.


jueves, 3 de noviembre de 2011

Te entiendo



                      A veces una simple canción, que no tiene nada de especial,  se queda para siempre en nuestra cabeza. Ésta debió de ser muy sonada en las emisoras y los bares. Yo me la perdí. Se la debo a una cadena de tiendas de ropa. La cara de tonta que debía tener pareciendo que compraba debajo del altavoz, intentando pillar alguna frase para buscarla luego.
Aquí está. Cumple las espectativas de lo que debe ser el arte. Me conmueve sin más.



jueves, 27 de octubre de 2011

El tiempo es un descojono

Carmina Burana - 22. Tempus est iocundum

Tempus est iocundum,

o virgines,
modo congaudete
vos iuvenes.
Oh, oh, oh,
iam amore virginali
totus ardeo,
novus, novus amor
est, quo pereo.

Mea me confortat
Promissio,
mea me deportat
Oh, oh, oh,
totus floreo,
iam amore virginali
totus ardeo,
novus, novus amor
est, quo pereo.

Tempore brumali
vir patiens
animo vernali
lasciviens.
Oh, oh, oh,
totus floreo,
iam amore virginali
totus ardeo,
novus, novus amor
est, quo pereo.



Mea mecum ludit
virginitas,
mea me detrudit
simplicitas.
Oh, oh, oh,
totus floreo,
iam amore virginali
totus ardeo,
novus, novus amor
est, quo pereo.

Veni, domicella,
cum gaudio,
veni, veni, pulchra
iam pereo.
Oh, oh, oh,
totus floreo,
iam amore virginali
totus ardeo,
novus, novus amor
est, quo pereo.

22. Este es un tiempo alegre


Este es un tiempo alegre,
oh doncellas,
gozad ahora
muchachos.
Oh, oh, oh,
estoy rejuveneciendo.
Por el amor de una doncella,
me consumo totalmente;
un nuevo, un nuevo amor
es por lo que muero.

Me conformo
cuando prometo,
me deprimo, cuando rechazo.
Oh, oh, oh,
Estoy rejuveneciendo
por el amor de una doncella,
me consumo totalmente;
un nuevo, un nuevo amor
es por lo que muero.

En la temporada invernal
el hombre es paciente,
en las brisas primaverales
está anhelante.
Oh, oh, oh,
estoy rejuveneciendo
por el amor de una doncella,
me consumo totalmente;
un nuevo, un nuevo amor
es por lo que muero.

Juega con mi
virginidad,
estimula
mi simplicidad.
Oh, oh, oh,
estoy rejuveneciendo
por el amor de una doncella,
me consumo totalmente;
un nuevo, un nuevo amor
es por lo que muero.

Ven, mi señora,
con alegría
ven, ven, mi preciosa,
ahora que estoy muriendo.
Oh, oh, oh,
estoy rejuveneciendo
por el amor de una doncella,
me consumo totalmente;
un nuevo, un nuevo amor
es por lo que muero.


CARMINA BURANA



miércoles, 19 de octubre de 2011

De trato difícil

Somos los dos niños mal criados, consentidos y caprichosos. Fascinantes a primera vista y cansinos con el tiempo. Estamos condenados a bagar de casa en casa. No debieron sacarnos de nuestro hábitat inicial, pero lo hicieron y eso ya no tiene remedio. Ahora nos enfrentamos a encontrar nuestro sitio en el mundo, suponiendo que lo haya. Una nueva familia te pretende, pero no te conocen. Yo sí. Te recibirían con ilusión y con muchas esperanzas, pero tarde o temprano se darán cuenta de que poco hay que hacer con nosotros, estamos ya muy mayores para cambiar nuestras costumbres. La diferencia es que yo tengo capacidad de elección y ahora tengo que decidir por ti. Decidir si una nueva familia con más experiencia será lo mejor, quizá ellos puedan poner remedio a ese carácter tuyo tan fuerte.
Si así decido me quedaré con la amarga sensación de que tiré la toalla antes de tiempo, de haber tomado una decisión impopular y condenable. Pero con la esperanza de que más tiempo y dedicación puedan hacer de ti un individuo más tolerable y social. Te echaré de menos.
Si decido que sigamos juntos, puede que hayamos perdido la oportunidad de que tuvieras una nueva vida, mejor. Y seguiríamos compartiendo esta vida nuestra de locos que no sé siquiera si te gusta. Te echaré de más.
La decisión es mía, y no tengo ni idea de cómo acertar.




lunes, 3 de octubre de 2011

Yo soy rebelde

Yo soy rebelde porque el mundo me hizo así.
Acabo de celebrar con mis compañeros de clase del cole, nuestro encuentro anual.
No estábamos todos, faltaron muchas chicas y casi todos los chicos. Claro que dos no nos encontraron porque tuvimos que cambiar de restaurante, en el que reservamos se confundieron y apuntaron una mesa de Sonias, y al parecer eran dos. Cuando llegamos, las primeras Sonias cenaban tranquilamente, y nosotros, pues a improvisar a las once de la noche. ¿Dónde cenarían nuestros perdidos?
De los tres chicos que vinieron contamos dos, el tercero sólo estaba de cuerpo presente, eso sí, se le oyó.
Como de costumbre hablamos de nuestra infancia, de las anécdotas que recordamos, de los profesores y esas cosas.
Lo más sorprendente es que me hablo con casi todo el mundo de aquella época, vamos, que me hablan. No puedo entenderlo sin apoyarme en la sorprendente capacidad humana de perdón, y su bondad infinita.
A mis seis años era una auténtica capulla, y me dedicaba a martirizar a mis compañeros más débiles.
En la foto que adjunto, estoy tocando canciones de misa para redimir mis pecados.
Aunque bastante castigo tenía con la pinta que luzco. A mis admiradores decirles que he mejorado bastante.
Dios no sé si me perdonó, mis compañeros  parece que sí.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Cuarentona

No soy dada a las grandes celebraciones, salvo mi boda, no he celebrado con gran entusiasmo casi nada.
Hoy cumplo 40, y sí lo he celebrado, no con grandes fiestas, sino celebrar alegrándose.
Por una vez en muchos años estaba esperando con impaciencia este día.
¿Crisis de los cuarenta? Pues no.
Estoy en una edad estupenda en lo que seguramente es la mejor parte de mi vida, siempre quise ser mayor y dirigir mi camino; en la medida de lo posible ahora soy más dueña y consciente.
Lo celebro con vosotros.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

No debe de ser cierto

No debe  de ser cierto, no hay crisis como dicen, o  nos importa una mierda.
Las cifras del paro, la falta generalizada de pagos, las colas en Cáritas de contínuas caras nuevas en los comedores sociales; no afectan como debieran a los que todavía cobramos. Ni solidaridad, ni leches.
La Junta de Castilla- León y su rama de educación siguen cobrando fijo. No pagan lo que deben a los Ayuntamientos pero se sigue cobrando puntualmente.
La plena cuesta de Septiembre, que para muchas familias deja en ridículo a la de Enero no ha afectado en absoluto a las costumbres del sistema educativo público.
Todos gastábamos más en Navidades que en otras épocas y en las casas se celebraba la Navidad por todo lo alto. En muchas la próxima será diferente. No habrá bogavantes, ni cordero, ni percebes, y los Reyes Magos no serán tan espléndidos como acostumbraban. Pero  las familias podrán elegir comer otras cosas y consumir menos. Se podrá elegir.
En Septiembre no hay elección posible. Cada niño escolarizado pasará por el aro y comprará los libros y material exigido, no sé todavía muy bien cómo.
Los libros programados por el Gobierno Regional para un curso de primaria superan los 200 euros de media; no podrán reutilizarse otros años porque por orden de los profesores se escribe en ellos y no se pueden borrar las soluciones. Si un alumno repite curso, tiene que comprar libros nuevos y si su hermano tuvo los mismos el curso pasado tampoco podrán volverse a utilizar.
Hasta aquí es indignante; pero no acaba aquí la cosa.
Los alumnos traen a casa una lista de material obligatorio y necesario para el seguimiento del curso y en eso todavía han llegado más lejos.
La lista de material tiene nombre y apellidos.
Los cuadernos, Uniguerrero pequeños de 50 hojas de doble pauta de 2,5 de color verde; las pinturas de cera Manley, las gomas de Milán cuadradas, 500 folios Din A4 no reciclados de 80 gr, el lapicero Stadler Noris nº2, rotuladores Carioca, mochilas de tela sin ruedas...
¿Pero ésto qué coño es?
Nada de marcas blancas, ni lápices de propaganda de la caja de turno, la mochila del año pasado con ruedas no vale este año. ¿Un alumno de 8 años escribirá 500 folios?
Me sorprenderá que todos los alumnos gasten además de los libros, otros 50 euros o más de material. ¿Podrán pagarlo todas las familias? ¿Querremos pagarlo todas las familias?
Ni lo han pensado, o les importa una mierda.
Yo alucino.




domingo, 11 de septiembre de 2011

Mano a mano


Rechiflado en mi tristeza, te evoco y veo que has sido

en mi pobre vida paria sólo una buena mujer.
Tu presencia de bacana puso calor en mi nido,
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión.
Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
Ios morlacos del otario los jugás a la marchanta
como juega el gato maula con el mísero ratón.


Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones,
te engrupieron los otarios, las amigas y el gavión;
la milonga, entre magnates, con sus locas tentaciones,
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones,
se te ha entrado muy adentro en tu pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado;
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás...
Los favores recibidos creo habértelos pagado
y, si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado,
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.


Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos,
que te abrás de las paradas con cafishos milongueros
y que digan los muchachos: Es una buena mujer.

Y mañana, cuando seas descolado mueble viejo
y no tengas esperanzas en tu pobre corazón,
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
pa'ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Siempre hay alguien que se quiere

                            

Cuando la distancia se mide en tiempo, y el presente llega tan tarde que ya es pasado.

Cuando el futuro acaba de escribirse, siempre hay alguien que se quiere.





miércoles, 31 de agosto de 2011

Allegro 6ª SINFONIA de WIDOR


A las 20:30 en la Iglesia de La Asunción de Torrelavega mi amigo y director Alberto Sáez interpretará esta obra entre otras. Yo le registraré el concierto con otro compañero. El programa promete y el estado del órgano es más que aceptable. Todo hace suponer que será una noche de música estupenda. A disfrutar que ya casi no queda nada.
Muchas gracias por seguirme, y por esas 10.000 visitas.


lunes, 22 de agosto de 2011

22 de agosto

Campos segados a la luz del fuego
Hoy es un día cualquiera del declive de otro verano. Hoy han nacido y muerto personas lo que habrá despertado alegrías y penas.
Hoy han pasado cosas buenas y malas, sospecho en qué medida o proporción. Habrá sido otro día aciago de mi verano, o quizá el más importante, el decisivo. Ha sido un día de playa, o de montaña o de trabajo duro.
Ha sido el cumpleaños de mucha gente. Algunos ni le han dado importancia. Habrán recibido regalos, o no; y abierto los mismos con ilusión o desgana.
Hoy alguien ha cumplido 65 años, y lo ha celebrado con devoción porque después de 50 ya no tendrá que trabajar y seguirá teniendo ingresos, o no.

jueves, 18 de agosto de 2011

Foso de arena.


Apenas veo, algo en los ojos me lo impide.
El ruido ensordecedor me resulta confuso, estoy aturdido.
Me empujan a desplazarme hacia el centro de la pista y me azuzan para que reaccione.
Hay más como yo, apenas les veo pero puedo olerlos.
No quería luchar, pero mis contrincantes lo tienen claro. Corren hacia mí con crueles intenciones y me han atacado. Percibo sangre; la mía y la de los demás. Siento el dolor.
Yo no venía para luchar, pero lo haré por mi vida.
Ahora tengo claro lo que soy, un gallo de pelea.
Seré el último en caer.

jueves, 11 de agosto de 2011

ITV


Empezar a olvidarse de cosas, tener la memoria frágil de repente, no saber a qué hemos ido a un sitio, no reconocer las caras que se cruzan por el pasillo. Todas estas situaciones se vuelven desesperantes cuando se intuye que algo está fallando en el cerebro. La sensación de reconocer que el principio del fin ha llegado y que será cuestión de tiempo que dejes de ser el que has sido. ¿Habrá un castigo peor?.

Cuando llegue mi momento si llega, puede ser que no lo reconozca. Porque llevo viviendo situaciones parecidas toda mi vida. Se puede ser despistado y luego yo. Recorro como ratón las habitaciones de la casa buscando no sé el qué mientras que lo llevo en la mano. Si hubiera leído todo el tiempo que he perdido a lo largo de mi vida buscando , por ejemplo, las llaves; sería de una cultura intachable. Me dicen que es un problema de atención, pero si yo estoy muy atenta, a las cosas importantes que de forma caprichosa decide mi cabeza que lo son: una sonrisa, una mirada, una conversación, un olor, una luz, un paisaje.
Ayer, como buena ciudadana, fui a cumplir mi obligación de pasar la ITV a mi coche. Es un tema que me aburre y repele, pero tengo que hacerlo. Mi preocupación era que no se pasara el mes de agosto para cumplir con el plazo. Y llegué emocionada y nerviosa ante una nueva prueba.
Todavía estoy colorada, no llegué en agosto del año que tocaba.



miércoles, 3 de agosto de 2011

El accidente de Mari Pili


- Ven aquí, que te voy a dar un mordisco en el culo que ya verás.
- Jajajaj, ni hablar. No serás capaz.
- Que no, verás cuando te pille.
- Que me dejes en paz, que al final te voy a hacer daño sin querer. !No me hagas más cosquillas!.
- Jeje, da igual que te escondas debajo de las mantas, te cazaré.
- !Ay!, no me muerdas el dedo gordo del pie, que me da mucha impresión.
- Sí, sí, vas a ver lo que es impresión.
- Jajaja, no grites tanto, van a venir los vecinos a ver qué pasa y ya es muy tarde.
- Casi te cogí, no corras.

- Joder, qué golpe. ¿Pero cómo te has caído? Has volcado la cama y saltado por encima de mí, he visto cómo volabas. ¿Te has hecho mucho daño? Has aterrizado encima del cuello todo torcido, ¿puedes moverte?

- Buenas noches
- Buenas noches
-No hemos querido decir nada hasta ahora, pero ésto ya es mucho. ¿Han visto la hora qué es? Las personas normales dormimos a estas horas. Es que hasta han despertado a los niños. Qué vergüenza tan mayores. La verdad es que lo último que pensé cuando compraron el piso es que siendo ustedes jubilados tuviéramos que pasar por ésto. Ustedes mismos, pero la próxima llamaremos a la policía.
- De verdad que lo sentimos. Una cosa nada más,
- Dígame.
- ¿Le importaría si llamo a la ambulancia desde su casa?. No nos han dado línea fija todavía, y con el móvil no nos entendemos. Mi novia no se encuentra muy bien.

viernes, 29 de julio de 2011

Suegras

Tras una vida sentimental azarosa como la mía, acaban quedando flecos de todas las relaciones amorosas vividas. Así que voy teniendo en mi abultada mochila, entre otras cosas, unas cuantas suegras.
Lo de la suegra mala y malmetedora es un mito. No todas son así, algunas son peores. Aunque hay excepciones.
Mi primera suegra era... apropiada. Yo era una niña entonces que jugaba con su hijo, y fue conmigo agradable, atenta. La encantaba mi talla 36 y llegó incluso a regalarme ropa. Era una señora grande y rotunda. Y cuando llegaba a su casa y sospechaba mi presencia daba golpes a las cazuelas, con la única intención de no sorprendernos en circunstancias embarazosas.
Todavía me saluda con una sonrisa cuando me se cruza conmigo, al igual que su hijo.

La siguiente, mujer de pueblo; todavía tiene la boca abierta. No la cierra desde que la di a entender lo que esperaba de su hijo; nada del otro mundo: igualdad, colaboración doméstica, independencia intelectual. ¿Dónde andará?.

La tercera, un regalo. Me miró mal desde el primer día. La estoy viendo bajando por las escaleras de mármol y madera de su lujosa mansión, mirándome desde sus fríos e inexpresivos ojos azules ocultados por sus gafas apoyadas en el caballete de la nariz.
-¿Así que eres tú?
Ésta fue su presentación, tras temporadas sin dirigirnos la palabra, hace años que ni nos hemos cruzado, cosa que resulta harto complicada. Tanta alegría mostraba de la relación que tenía con su hijo, que hasta pensamos, (incluido su médico) que padecía alguna enfermedad grave del estómago. Antes de retirarme la palabra dejó orden en el testamento de desheredarme.

Y por fin, mi última suegra. Lo mismo será ésta la que desdiga a sus antecesoras. Vive su vida y nos deja vivirla a los demás. Ayuda todo lo que la dejan, y con buena cara. De sensibilidad artística , es seguramente más progre que yo, porque ha vivido más cosas, y ha aprendido de ellas.
A lo mejor tengo suerte y dejo de coleccionar.

martes, 26 de julio de 2011

Ejes de coordenadas




¿Y si el punto de corte de los ejes de coordenadas de la vida se encuentra justo en el centro de gravedad?.
¿Se debe de pedir perdón por ello?. ¿Dónde poner el cero si no?

Ahora tú, no dejes de hablar.

lunes, 18 de julio de 2011

Jamie Cullum


Un espíritu muy grande en un cuerpo muy pequeño.
Sale al escenario y extrovertido nos cuenta que ya estuvo en Vitoria hace seis años, que entonces parecía que tenía doce. Ahora, dice, ya parezco de trece; pero soy casi viejo. Treinta y uno.
Un terremoto en el escenario, no para, salta, baila y se mueve eléctrico. Salvo en alguna balada, en el resto de sus interpretaciones se sobra la banqueta del piano, toca de pie o en tensión.
No le tiene el más mínimo respeto al piano de cola que aporrea o golpea como un niño malo que juega salvaje. Pero lo que toca tiene mucho sentido y todo el ritmo imaginable.
Viene acompañado de músicos muy competentes y que le siguen a pies juntillas. No sabe qué orden seguirá en el concierto y sus músicos tampoco. Comienza al piano y los demás eligen entonces con qué instrumentos van a acompañarle. Lo mismo el saxo, que la trompeta, que el bajo o contrabajo, percusión. Todos parecen capaces de manejar cada uno de los instrumento del escenario.
Buena música y un directo potente y divertido, se lo pasó bien hasta una niña de cinco años que me acompañaba.
No sabía de él, pero merece la pena seguirle.
Una vez más acertando en el Festival de Jazz de Vitoria.


viernes, 15 de julio de 2011

Subamos la escalera



Tras varias cervezas y música a tope, rodeada de humo y de gente; de tanto ruido que no puede oir ni sus pensamientos.
Laura busca y encuentra por fin los ojos de Ángel entre la confusión del ambiente y de su cabeza, con poca luz. Lleva semanas esperándole y resistiéndose a partes iguales. Sus amigas, borrachas, celebran un cumpleaños. Ángel ya tiene 18.
Laura, de su mano, le sigue escaleras arriba.



miércoles, 13 de julio de 2011

No quisiera yo morirme sin tener algo contigo


Y aunque pueda parecer un desatino, o no. No quisiera yo morirme sin tener algo contigo.
La versión me hace gracia, muy de mover la cadera en julio.

viernes, 1 de julio de 2011

Dormir o no dormir



Esta noche no ha dormido. Se ha pasado las horas mirando el ordenador, mirando al cielo, mirando un libro, mirando el reloj. Los tendones de su espalda tensos como las cuerdas de un clave. 
Ha repasado su día, la última semana, el último año. Ha imaginado mañana, construido y deconstruido pasado. Cada cita, cada conversación, las posibles soluciones. Ha imaginado posibilidades, correcciones, alternativas, opciones.
Las cuencas de sus ojos ,ya negras, advierten que esta noche no ha dormido. Como no durmió ayer ni dormirá mañana.
Cuando no duerme lee mi blog, y con una sonrisa cansada, sonríe a mis guiños. Pero no me dirá nada, porque nada tiene que decirme.



martes, 28 de junio de 2011

El Tábano

Pequeño, delgado pero fibroso, calvo, moreno, con unos dientes blancos y prominentes.
Locuaz con cierta cadencia gangosa, arrastraba las palabras al pronunciarlas.
Discutidor y con un cierto aire de suficiencia; ese que tienen las personas cuando siendo jóvenes parecen haber vivido seguramente demasiado.
De vuelta de todo compartiendo las tardes con unos niñatos estudiantes que acababan de empezar a descubrir el mundo.
No fumaba, ni bebía, trasnochaba poco, y su vida parecía transcurrir con la misma cadencia que sus palabras, a ritmo contenido.
Con una hija de tres años a la que veía de vez en cuando pero mantenía económicamente. Vivía con su madre y nadie sabía exactamente cual era su ocupación laboral. Trapicheos y negocios nunca lo suficientemente claros. Era diplomado en magisterio infantil y nos dejó de piedra cuando contó que su última inversión había sido montar una nave para el cultivo de setas.
Generoso, organizaba cenas en casa de sus infantiles amigos, a las que aportaba ingredientes, mano de obra y hasta la bebida.
La nave la había montado en sociedad con su madre, que por las noches se ocupaba en regentar un club nocturno de la ciudad. Del padre nunca hablaba.
De su mano pisé un prostíbulo por primera vez, organizó una fiesta en el club de su madre una temporada que estuvo cerrado al público. Ninguno preguntamos porqué.
Todo un superviviente, le perdimos la pista cuando aprobó las oposiciones a conserje de una facultad en una ciudad cercana.
Ya no recuerdo su nombre, era nada más y nada menos que "El tábano".

viernes, 24 de junio de 2011

Uno, dos tres...


"Soy uno cuando estoy solo, somos dos si tu estás conmigo, somos tres si cuando estamos juntos viene algún otro amigo, cuatro..".
El mundo está organizado para la mayoría. Para diestros, heterosexuales, de mediana estatura, y dos.
Ser un número distinto de dos es un problema. Y qué menos que ser par, sino eres dos pues sé cuatro.
Yo que siempre parezco contracorriente a veces soy una, algunas dos, casi siempre tres, a veces cuatro o seis.
Si vas en autobús cómo sientas a tres, ¿dos y uno?. Y ¿quién es el uno?, ¿el más viejo, el más gordo?.
Para alquilar habitación en un hotel, una triple es una doble con una cama muy mala en medio que estorba para todo. Si vas sólo, prepárate a pagar suplemento por todo.
En un restaurante, la mesa no cuadra y se quedan plazas libres que no rinden. En este santo país, en otros te ponen a comer con el que llegue.
Y al final acabas pensando que no ser dos es un problema personal. Y no lo es, es de marqueting.
Para solitarios o impares, está en cine, la piscina, el gimnasio. Eso sí, en el cine del pueblo te siguen mirando raro si eres uno.

viernes, 17 de junio de 2011

CLASE MAGISTRAL


He decidido escribir el guión de una clase magistral que me han propuesto.
Hace mucho que no doy una conferencia, pero se me daba bien, supongo que todavía puedo hacerlo.
Seguro que tengo un auditorio lleno, el tema siempre en boga y un título sugerente serán el anzuelo.
Unos cuantos carteles con clase y aire académico, seriedad y sobriedad, no caigamos en la vulgaridad. El vocabulario elegido cuidadosamente, que sea sencillo y legible, pero académico.
Mi currículum en letras visibles, licenciada en psicología, master MBA, y cursos con los mayores exponentes del ramo.
Que sea una mujer sólo tiene ventajas en este caso, los hombres acudirán confiados y ellas tranquilas, porque para ésto la solidaridad entre sexos siempre funciona.
La luz, directa para mí, para el respetable tenue. Ésto ayuda mucho a la hora del coloquio final, sería importante que hubiera participación por parte del público, dudas, aclaraciones...
Mi vestuario, una camisa blanca y pantalón oscuro, con zapatos negros de tacón bajo. El pelo, recogido en un moño informal, con algo de flequillo suelto sobre la cara. Poco maquillaje y sutil, pendientes cortos.
Los primeros minutos son siempre algo tensos, pero el tono de mi voz me ayudará como siempre a relajarme, y a disfrutar una vez más de mi trabajo, que por cierto, estará muy bien remunerado.

El tema: "Relaciones sexuales satisfactorias".
Todos comenzamos una relación sexual con la expectativa de que sea satisfactoria. Algunos incluso con que lo sea también para la persona o personas con las que interaccionaremos.
Aquí comienza el primer punto en conflicto. Una relación es siempre mejor cuando la intención del individuo es la de agradar, salvo q nos toque una pareja que sólo quiere agradarse.
Lo primero, elegir bien bien nuestra pareja de baile. Un cuerpo escultural, la juventud, un peinado o ropa de moda, de poco sirven en la cama. El sexo es un acto cerebral, no sólo físico. Si hay q elegir, mejor inteligencia y buena voluntad que top-model, si se encuentra todo, festejarlo.
La elección del lugar también es importante, es totalmente personal, pero debe ser del gusto de todos los participantes. Si se es amante del riesgo no forzar a la pareja a tener relaciones en la punta de un alfiler, quizás sienta temor, verguenza, vértigo. Las inseguridades no ayudan al éxito. Tener en cuenta que las preferencias más comunes son sitios tranquilos, con intimidad; pero si estamos de acuerdo en que sea en la plaza del pueblo, adelante. Cuidado con la policía, creo que puede considerarse delito.
La luz, es también importante. A oscuras no se ve nada, y aunque tendemos a cerrar los ojos, a la mayoría nos gusta saber lo que tenemos entre manos, y ayuda mucho a recordar gestos, posturas. Una buena relación sexual debe de ser rememorada las veces que sean necesarias. La luz excesiva está bien para los cuerpos esculturales y las personas sin complejos. Pero casi todos tenemos partes del cuerpo con las que no estamos del todo conformes. Una luz de quirófano no ayuda a disimularlas, hasta la piel más fina tiene poros, granos, cicatrices, pelo, estrías, varices. Auscultar a la pareja nunca es buena idea, eso lo dejamos para los médicos.
Cada relación sexual es única, e irrepetible, o debería de serlo." Hay mujeres que van al amor, como van al trabajo" (también vale para hombres). Si no tienes ganas, pues di no. Con tacto. Si no tienes ganas nunca, tienes un problema. Los humanos somos seres sexuados y sexuales. Algo falla ante la negativa perenne. O no estás con quien debes, o tienes algo que consultar a tu médico. La experiencia me dice que suele ser lo primero en mayor número de casos.
Una relación sexual, no está descrita matemáticamente. No es A+B+C= D. Nadie dice lo que hay que hacer, ni cómo empieza, ni cómo termina..
Imaginación, entrega, decir lo que apetece o no en ese momento sin ser brusco, insinuar, sugerir. 
Y si no sale bien a la primera, darse tiempo e intentarlo una segunda. Trasmitir y provocar seguridad.
La complicidad ayuda mucho.
Y si no funciona, seguir intentándolo.
Mucha suerte a todos y a disfrutar.

 He pedido que bajen la luz, si alguien quiere hacer alguna pregunta, comentar o discutir sobre algo estoy a vuestra disposición.
Muchas gracias por vuestra atención, buenas noches.




domingo, 29 de mayo de 2011

Cuestión de olfato


Una noche de fiesta como cualquiera, salgo a tomar algo. Con los amigos de siempre a los sitios de costumbre.
Todo parece normal, salvo que sí hay algo distinto.
Hemos descubierto los olores. Ahora que ya no se fuma resulta que los bares tienen olores, y parece que será algo que los defina, de forma individual.
Algunos huelen a colonias mezcladas, lo que resulta un poco desconcertante, otros huelen a cañerías, ¿quién iba a decirlo? Yo que he entrado cientos de veces nunca me había dado cuenta.
Llegará el verano y los olores corporales de los enemigos de la ducha aflorarán y sabremos quiénes son.
Yo que soy una fumadora empedernida, he cambiado de costumbres, como otros tantos.
Pero mi ropa, ya no huele a humo.
Mis feromonas están de fiesta, por fin serán ellas las protagonistas. Y mi cerebro festejará, cuando llegue la ocasión, que puede reconocer las tuyas.


viernes, 27 de mayo de 2011

No tiene miedo

miércoles 9 de diciembre de 2009

No sé si eres muy valiente o muy tonta.
No entiendo si es que no tienes memoria o es que no aprendes.
No juzgo si tus acciones son premeditadas o aleatorias.
Pero por algún motivo que desconozco, estás siempre y cada vez dispuesta a intentarlo.
Qué jodida, ¿por qué no tienes miedo?.

lunes, 23 de mayo de 2011

Me he quedado tan fresca


Sí, ayer fui a votar. Además llevé a la prole para que vieran cómo es eso de votar. No sea que se acabe y se queden sin saber cómo se hace.
Llegué sin alegría. Sin emoción, y sabiendo que nada podía elegir que fuera de mi gusto. No sabía a quién votar como representante de mi comunidad y ya estaba en el pasillo del colegio electoral; y aún así fui. Pensando que si votaba, al menos podría protestar de forma legítima cuando no me guste lo que hagan mis representantes.
Llegue a una mesa plagada de papeletas de color sepia, y sabía que era el momento crítico, que debía de tomar la decisión. Releía sin gran interés los nombres de los partidos que se presentaban. Y de repente lo vi. Se podía votar a un partido en contra del maltrato animal y las corridas de toros. Pues bien, en conciencia voté.
Pero por favor, que nadie me explique más de a quién voté. No quiero enterarme. Si consuela a alguien, votamos tan pocos a ese partido que no ha obtenido representantes. Que no sé si es bueno o no, ni lo sabré.
Qué pena, y lo peor, que me quedé tan fresca.


miércoles, 18 de mayo de 2011

La gran noticia

Subía corriendo las escaleras, tan rápido como le daban las piernas.
Canturreaba una canción sin letra, sólo decía "ay ay ay" pero no con tono de lamento, si no de cierta emoción contenida.
Su joven voz retumbaba en las paredes, y llenaba todo el espacio.
Se acercaba cada vez más, lo que despertaba en mi la impaciencia y la expectación. Qué emoción podía provocar tanta alegría. Un sí de la mujer ansiada, un trabajo conseguido, qué buena noticia se escondía en aquella cabeza, loca.
En la última vuelta del rellano de la escalera tengo contacto visual por primera vez con él. Con rasgos indios, y largo pelo negro atado en una coleta baja; una barba cuidada y enormes ojos negros. Alto, delgado y bien vestido..
En segundos está a mi lado y se cruza sin verme siquiera, casi me atropella pero no me distingue del estucado de la pared.
Yo le observo todo lo rápido que la ocasión me deja, le investigo intentando adivinar qué provoca su excitación. Y en un momento entiendo todo.
En su mano derecha lleva una cartulina, con una gran "L" blanca tan grande y llamativa como es posible en ese fondo verde.
No lo sé con certeza, pero creo que ha aprobado el examen de conducir, que acaba de enterarse y corre como loco para compartir con los suyos tan importante noticia.
Yo no logro evocar mis sensaciones cuando pasé por ese trance. Sólo tengo el recuerdo de mi examen práctico, seguramente no he vuelto a estar tan nerviosa en mi vida, con la cantidad de cosas que me han pasado desde entonces. 
Tantas cosas en veinte años.

jueves, 12 de mayo de 2011

Cibeles, no conduzcas.



Para no perderse "El menú del bar Rambo" del mismo autor, gracias por enseñarme otros mundos, Maryan, Jorge. De primero sopa de...

sábado, 7 de mayo de 2011

Flor de un día

De vida trepidante no tengo más que un día.
Hoy ha amanecido con un sol radiante, hace un poco de fresco y noto que el rocío ha mojado mis sépalos. Todo se vuelve agitación en mí, sé que es ahora o nunca.
No hay lugar para reflexiones, ni vista atrás.
Así que será ahora.

lunes, 2 de mayo de 2011

Ahora nos conocemos


Desde la ventana, cruzando los visillos una luz sin brillo iluminaba su cara blanquecina. Una ventana con vistas a una pared de ladrillo blanco y a un jardín de piedras blancas, que en otros tiempos había servido para criar pollos y cerdos.
Los ojos cerrados y la boca abierta, unos pulmones encharcados intentando recoger aire. 
El ruido de una respiración lenta y abrupta cesa sin más.
Una luz sin brillo ilumina su cara amarillenta. El silencio.


viernes, 29 de abril de 2011

¿Para qué?

Para qué veré las noticias, llevaba sin hacerlo días y hoy había dos.
Una boda real en Londres, 5000000 millones de parados. 3 vestidos de novia y provincias con un 30% de paro.
Estoy escandalizada, nos hemos vuelto locos
Ya sé que hay que salir llorado de casa, y que la crisis es contagiosa. ¿Y qué se supone que hacemos los que tenemos trabajo?
En un mes elegiremos a quienes nos representen en nuestros ayuntamientos, y harán campaña, que ya la han hecho; y gastarán dinero. Y se supone que tengo que elegir alcalde, que además será mi jefe. Y tomará medidas.
Yo, en conciencia creo que no quiero votar a nadie. No están preparados para gobernar nada.
O cambiamos de estrategia o lo mismo nos va a dar, los que no tienen vendrán a por lo que es suyo. Y están en su derecho.

miércoles, 27 de abril de 2011

Sé lo que no quiero


La canción del pollino, Gabinete Caligari



domingo, 17 de abril de 2011

¿Cómo dices?

¿Será jeta el tío? ¿Pues no me acaba de decir que necesita un cambio de vida? Que quiere el divorcio, nos deja al niño y a mí. Renuncia a su derecho a las visitas. Que de la pensión nos olvidemos, que tampoco se la van a quitar de la nómina porque no va a tener.
Le recuerdo que es funcionario, y me dice que ha renunciado a la plaza. Que se va a enrolar al circo como autónomo y que no cree que tenga beneficios en mucho tiempo. Vamos, que por fin se va a dedicar a lo que realmente es, y no hablo de ser domador de fieras; que va a ser payaso. Estoy tan cabreada que no se cómo explicárselo a Pablo. ¿Cómo le cuento que su papi va a ser perro-flauta?

miércoles, 13 de abril de 2011

Mató al gato.

No siempre estoy así, pero a veces me da por imaginar cómo es la vida que no conozco de la gente que sí conozco y me resulta interesante. De nuestras relaciones personales lo normal es que veamos sólo una cara del poliedro que somos.
De mis amigos conozco su vida personal incluso familiar, de mis compañeros su vida profesional, de mi familia sus relaciones personales; incluso desconozco la vida social de mis propios hijos en su colegio y eso que son muy pequeños.
Nunca conocemos todo de nadie; y esa afirmación tan racional, a veces, me inquieta.
 No es un espíritu controlador el que me mueve, es esta curiosidad mía que de vez en cuando me salpica.
¿Qué haces cuando no te veo? Mejor pensado... no sé si quiero saberlo, quizás no me guste.

lunes, 11 de abril de 2011

Me ha venido la regla

Esta frase tan sencilla es pronunciada por una mujer de media unas 500 veces a lo largo de su vida.
Pronunciada desde el miedo, la sorpresa y la emoción la primera vez hasta la incertidumbre de cuándo será la última.
La menstruación es un tema tabú en la mayoría de las culturas. Siendo como es algo común en la mayoría de las mujeres entre 12 y 50 años del planeta, ocurre una vez al mes durante más de la mitad de la vida de la mitad de la población del planeta. Casi siempre estamos rodeados de una mujer que en ese momento está menstruando.
No es fácil vivir una vida en la que la carga hormonal cambia continuamente sufriendo altibajos constantes durante años y años. Los hombres tienen una carga hormonal en sangre más o menos constante a lo largo de la madurez con cambios paulatinos y progresivos, lo que resulta mucho más fácil de llevar.
Sobre las consecuencias de estos cambios físicos se podría hablar largo y tendido, pero es que además pronunciar esta frase tiene una carga emocional importante en muchos casos.
Me ha venido la regla con alivio cuando no se desea un embarazo y existía la posibilidad, con disgusto y rabia cuando sí se deseaba. Con impotencia cuando sabes que sufrirás dolor una vez más y las que quedan.
Con fastidio cuando supone romper algún plan, con una sonrisa cuando sabes que todo va bien y funciona correctamente. Con indiferencia una de tantas veces.
Las mujeres que menstruamos hacemos todas las cosas normales que todo el mundo hace y mientras, en silencio y sin que se sepa hacemos otras.


domingo, 3 de abril de 2011

La culpa



No suelo ver mucho la televisión. Casi nunca tengo tiempo y si lo tengo, rara vez hay algo de mi gusto. Sin embargo disfruto mucho del cine. Procuro elegir cuidadosamente lo que veo, ya que tengo pocas oportunidades. Me he dejado pasar muchas en los últimos años, muchas que me hubiera gustado conocer.
El cine español me parece tan bueno como el que más. No recuerdo la última vez que fui a un videoclub para alquilar una película y nunca me he bajado ninguna de internet aunque cueste creerlo.
Así que procuro darme una vuelta por "Versión española" para ver con qué me sorprenden.
Anoche pude ver "Un hombre bueno". Buena historia, buen guión y buenas actuaciones.
Pero me gustó especialmente el debate con el director y los actores que hubo después. No terminé de verlo porque el sueño atrasado pesó más que la voluntad.
De lo que vi, me llamó la atención la discusión sobre la culpa. Los invitados explicaron lo que entendían por culpa y como responsabilidad.

Ante un acto que se considera negativo se pueden mantener varias posiciones morales. Se puede ignorar, lo que demostraría una falta aceptación de ningún tipo de valores morales; o defender, en este caso el ideario ético del individuo demostraría una interiorización anómala de las normas comúnmente aceptadas.
Se puede finalmente aceptar el comportamiento negativo como tal, lo que daría paso a dos opciones:
- La defendida por el dogma religioso occidental que lleva implícito el sentimiento de culpa y la posibilidad del perdón externo al individuo. Lo que permitiría la teoría del "borrón y cuenta nueva".
- La opción laica de la aceptación y la responsabilidad. En este caso el individuo arrastra sus consecuencias para siempre sin la connotación masoquista de la culpa y sigue viviendo con sus actos, consciente pero liberado por la aceptación.
Cualquiera de estas dos opciones permite continuar la vida de manera psicológicamente sana.

El caso es que nos encontramos en una sociedad en la que el cambio de paradigmas ha sido muy rápido, cada vez estamos en una sociedad más laica, pero educada en valores morales dogmáticos de una religión católica.
Ésto da paso a individuos que tienen interiorizado el sentimiento de culpa religioso, pero su laicismo les impide aceptar la promesa del perdón. Lo que les hace vivir en un terreno moral inestable y de difícil resolución.







jueves, 24 de marzo de 2011

Vacaciones



Hace tiempo que estaba pensando en tomarme unas vacaciones. Tenía algunos días libres y me lo merecía. Dinero lo que se dice dinero pues no tenía mucho, pero ilusión no me faltaba.
Un viajecito de autobús, una reserva en un albergue sólo alojamiento, la mochila, y un callejero. Ganas de conocer sitios y ganas de pasarlo bien. No necesitaba nada más.
Dispuesta estaba a disfrutar desde el principio. Diez horas de viaje nocturno no podrían con mi alegría o sí.
Espero nerviosa a que se siente el que será mi compañero de asiento. ¿Tendré suerte? Deseo que no diga nada de nada, que no se mueva, que sea invisible. O si no, que sea alguien estupendo y nos vamos de copas cuando lleguemos.
Faltaban cinco minutos para la salida y una chica algo mayor que yo se sienta a mi lado. Bueno, está limpia, y parece "normal". Hubiera preferido un tío bueno, pero así está bien. Saludo sin especial interés y comenzamos el viaje. La primera hora me la paso leyendo una revista del corazón, ya me la sé entera.
La chica que va a mi lado, no viaja sola; detrás de ella van dos niños de unos seis u ocho años. Se ha levantado como diez veces para atenderles. Se han pegado, llorado, reído y jugado hasta hartarse. Es la primera vez que van de vacaciones tan lejos en autobús. !Por Dios!, el trabajo que la dieron, menudo viaje. Por fin se durmieron y nos dejaron dormir al resto del autobús. Cómo se atreverán a viajar así con niños. La gente está loca.



 

domingo, 20 de marzo de 2011

Akiko

Hace como 20 años, ahí es nada, tuve la suerte de vivir compartiendo piso en mi época de estudiante.
Toda una aventura la de gestionarse la vida con dinero ajeno sin tener ni idea de casi nada.
Cuando llegué, no había lavado una braga en mi vida, ni sabía cocinar nada que no fueran filetes con patatas y huevos. La lavadora era todo un misterio y de la plancha no diré nada porque sigue siéndolo.
Como soy muy viva, me lancé a la aventura con una compañera educada a la vieja escuela, que hasta zurcir calcetines sabía con veinte años.
Alquilamos un piso de cuatro habitaciones para completarlo con otras dos compañeras.
Impresionante lo que pasó por allí.
Una funcionaria bulímica que pedía disculpas por vaciar la nevera y ocupaba el único baño a la hora punta de la mañana. Una estudiante de administrativo, que me saludaba sonriente en el portal mientras llevaba mi ropa puesta, cogida sin permiso del armario. Una francesa que dejaba chicles pegados por todos los sitios, preferentemente al lado del teléfono y comía salchichas de sobre directamente del frigo.
Una inglesa de Erasmus que acabó casándose con uno de mis mejores amigos a fuerza de venir a visitarme. Una madrileña estupenda que no sabía que lo era. Una profesora de ingles de Burgos.
Pero de lo más exótico que tuvimos en compañeras de piso fue sin duda Akiko.
Vivió un año con nosotras y nos dio una lección a todas.
Estudiaba un curso de pos-grado de arte, daba clases de artes marciales en un gimnasio, cocinaba algas con pescado que la mandaban por correo. Salía con su novio de Salamanca, leía libros sin descanso, aprendió español en un año, y hasta jerseys de punto hacía. Se levantaba la primera y acostaba la última, nunca discutió con nadie, su habitación era un ejemplo para las demás vagas con las que convivía. Jamás se tumbó en el sofá, y siempre estaba haciendo algo. No se implicó mucho en nuestras vidas pero fue siempre educada. No recuerdo que llegara más tarde las once de la noche ni un sólo día. No dejó nada pendiente cuando se marchó, y lo hizo sin hacer ruido. No he vuelto a saber de ella, pero supongo que así se triunfa; espero que tenga una casa con jardín y muchos pájaros, que era su  ilusión.
Y que pueda seguir teniéndolos muchos años.




jueves, 17 de marzo de 2011

No parece cuestión de sexos

Mi memoria para la retención de datos es más que mediocre, pero muy desarrollada para las tramas o los razonamientos lógicos.
Espero que alguien me ayude.
Recuerdo una película bastante antigua en la que un profesional de la radio tenía un seguidor de su mismo sexo. Y la polémica estaba servida, tenía que decantarse por una opción a favor de la homosexualidad o en su contra. Los redactores estaban muy preocupados porque cualquier respuesta les haría perder audiencia. Recuerdo vivamente la solución que aporta el presentador porque la asumí como opinión personal y me acompaña desde entonces.
El presentador en el momento álgido explicó ante su audiencia que creía que una persona no se enamora de un sexo, si no de otras personas.
Nos enamoramos de individuos concretos, de un sexo definido o no, y con una personalidad propia. Nada hay definitivo sobre el aspecto, el género, la edad, la religión  o la clase social.
Simplemente nos enamoramos.
¿Recuerda alguien esta película? Me gustaría poder volver a verla.




martes, 15 de marzo de 2011

Lunares

Miro con asombro de vez en cuando los puntos rojos que aparecen en el mapa de vistas en mi blog. Y todavía más el número. Aparecen continuamente nuevos lunares desde sitios dispares.
Como curiosa empedernida que soy y manifiesto en la presentación de mi perfil, no puedo evitar pensar cómo puede ser que haya alguien en una isla de África haya visitado de forma repetida este blog, y además desde lo que parece ser una base militar Europea. Me entretengo pensando que será algún soldado que se aburre lejos de su familia.
Cómo me ha encontrado alguien en Nueva York que insiste en leerme de forma asidua, o quién habrá perdido el tiempo en la India en mirar siquiera este blog. ¿Quién vivirá en Alemania en Betzdorf y qué pensará de lo que escribo?
Yo, que apenas he salido de esta ciudad pequeña y no escribo más que naderías.
A todos esos y a los que ni sospecho, que se molestan en leerme aunque no dicen nada, y a los que decís, muchas gracias por compartir una parte de lo que pasa por mi cabeza.

lunes, 7 de marzo de 2011

Escuece

Llego a casa y como siempre no hay nada en el frigo; así que pongo la calefacción, dejo las maletas, me armo de valor y decido salir a dar una vuelta de reconocimiento.
Como ya es tarde para salir de compras y tengo hambre, me propongo: ¿porqué no salir de pinchos y tomarme unas cañitas? Me encantan las rabas y los bares del pueblo tienen fama de saber cómo hacerlas.
Nunca salgo de noche sola, pero me digo que no tiene nada de especial, y que al fin y al cabo estamos en una sociedad avanzada, de mujeres emancipadas, con trabajo, dinero y tiempo, para gastar.
Después de ojear las opciones, elijo un bar de pinchos con bastante clientela, pero sin agobios.
Entro y examino a mis colegas clientes.
El borrachín del pueblo pidiendo un "sol y sombra" ante el asombro de un camarero sudamericano que desconoce la fórmula , unos señores de vinos, alguna pareja sentada en las mesas.
Ésto está chupado, me pido unas rabas y una caña, me siento en la mesa y ceno estupendamente.
Por fin un camarero de mediana edad me ve en la barra y se acerca para atenderme.
- Hola, buenas noches, una de rabas y una caña.
- Muy bien, las rabas para llevar, ¿verdad? Puede sentarse en una mesa si quiere mientras espera.
- Eh, sí gracias, para llevar.

viernes, 4 de marzo de 2011

Una beata

Hubo un tiempo en el que hacía cosas, tenía inquietudes y los que me rodeaban también.
Teníamos tiempo, todo el tiempo del mundo; y muchas ganas.
Tenía un amigo que llevaba tanto tiempo estudiando arquitectura que pensábamos que nunca acabaría de estudiar. Tampoco acertamos, hoy es un señor arquitecto a punto de tener su segundo hijo.
 Le dio la vena creativa una primavera y decidió que íbamos a hacer un corto. El protagonista, D. Juan, y yo una beata que sucumbiría a sus encantos.
Rodábamos en cine mudo, así que todo debía de ser muy explícito.
Cada uno preparaba su vestuario y maquillaje en su casa. El plano que me tocaba se rodaría en El Palacio de Santa Cruz, en el patio. Los ocres del claustro acompañaban a mi blusa de encaje y cuello alto, abotonada en la espalda, y a mi falda recta verde de fieltro, que llegaba hasta los tobillos. Unos zapatos sobrios, un crucifijo de oro y una biblia culminaban mi atuendo.
Mi pelo de naturaleza desordenaba estaba atado en un moño tenso en medio de la nuca.
Rodamos la escena, en la que yo acabé despelujada como siempre después de haber retozado con D, Juan contra los muros del palacio.
Y con aquella pinta atravesé todo Valladolid hasta mi casa ante el asombro de sus habitantes que no entendían si era o no real mi personaje. Había de todo entonces en aquella ciudad, supongo que lo sigue habiendo.
Yo hubiera preferido hacer el papel de Lolita, pero no me lo dieron porque era ya muy vieja, tenía 27 años.
Hasta lo que yo sé nunca se acabó aquel corto, pero todavía habrá fotogramas que atestigüen que lo intentamos, como tantas otras cosas.