Seguidores

domingo, 17 de abril de 2011

¿Cómo dices?

¿Será jeta el tío? ¿Pues no me acaba de decir que necesita un cambio de vida? Que quiere el divorcio, nos deja al niño y a mí. Renuncia a su derecho a las visitas. Que de la pensión nos olvidemos, que tampoco se la van a quitar de la nómina porque no va a tener.
Le recuerdo que es funcionario, y me dice que ha renunciado a la plaza. Que se va a enrolar al circo como autónomo y que no cree que tenga beneficios en mucho tiempo. Vamos, que por fin se va a dedicar a lo que realmente es, y no hablo de ser domador de fieras; que va a ser payaso. Estoy tan cabreada que no se cómo explicárselo a Pablo. ¿Cómo le cuento que su papi va a ser perro-flauta?

12 comentarios:

  1. Una persona que renuncie a las visitas de sus hijos merece la mayor de las desconfianzas imaginables. El resto, ya es suma y sigue.

    ...sin palabras.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Sergio (Saludos, por cierto).

    La actitud del Perro-Flauta en cuestión es de lo más absurdo... Lo que quiere no es cambier de Vida, sino renunciar a la que ya tiene... En fin, que le vaya bien en el Circo. Ni a ti ni a Pablo os puede venir bien la compañía de alguien capaz de tirar todas las toallas de un solo golpe.

    Un Beso Canino-Flautista, Nines.

    ResponderEliminar
  3. Esta historia no tiene nada q ver conmigo, pero la realidad supera la ficción en este caso. La criatura tiene ya 22 años y pasó algo parecido...
    Lo que hay que oir por el mundo.

    ResponderEliminar
  4. Si.Es una renuncia a las responsabilidades en toda regla... pero que hace un perro flauta?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra saber que no eres tú la protagonista, pero sabes que en estos casos, cuando uno escribe en Primera Persona, las respuestas y comentarios se hacen en Segunda ;)

    Historias como esa abundan, te lo digo yo, que trabajo en un Confesionario (O sea, un Bar).

    ResponderEliminar
  6. Un perro flauta va a las ferias y pide o algo así mientras toca un instrumento que no sabe usar, o te lee las cartas o hace el vago y mendiga sin más. Créeme, te entiendo José, he sido confesora muchos años. Por cierto te he visto currando en tus fotos.
    Sergio, yo no me fiaría tampoco de alguien que renuncia sus responsabilidades.

    ResponderEliminar
  7. Sin palabras, Nines...

    Hay demasiada gente así por el mundo. ¡Qué desgracia!

    ResponderEliminar
  8. Como siempre amiga, un placer haberme pasado de nuevo por tu casa.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pero no siempre la culpa la tienen los hombres,hay demasiadas féminas cón mucha soberbia.
    Muy bueno lo del perro flauta.

    V.C.

    ResponderEliminar
  10. Claro que la culpa no la tienen siempre los hombres, y menos mal. Me arriesgo a decir que la culpa es muchas veces cosa de dos o más.

    ResponderEliminar
  11. A lo mejor de payaso gana mas de funcionario. Quien sabe...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  12. Si siguen recortando sueldos ganarán lo mismo, nada.

    ResponderEliminar