Seguidores

viernes, 17 de junio de 2011

CLASE MAGISTRAL


He decidido escribir el guión de una clase magistral que me han propuesto.
Hace mucho que no doy una conferencia, pero se me daba bien, supongo que todavía puedo hacerlo.
Seguro que tengo un auditorio lleno, el tema siempre en boga y un título sugerente serán el anzuelo.
Unos cuantos carteles con clase y aire académico, seriedad y sobriedad, no caigamos en la vulgaridad. El vocabulario elegido cuidadosamente, que sea sencillo y legible, pero académico.
Mi currículum en letras visibles, licenciada en psicología, master MBA, y cursos con los mayores exponentes del ramo.
Que sea una mujer sólo tiene ventajas en este caso, los hombres acudirán confiados y ellas tranquilas, porque para ésto la solidaridad entre sexos siempre funciona.
La luz, directa para mí, para el respetable tenue. Ésto ayuda mucho a la hora del coloquio final, sería importante que hubiera participación por parte del público, dudas, aclaraciones...
Mi vestuario, una camisa blanca y pantalón oscuro, con zapatos negros de tacón bajo. El pelo, recogido en un moño informal, con algo de flequillo suelto sobre la cara. Poco maquillaje y sutil, pendientes cortos.
Los primeros minutos son siempre algo tensos, pero el tono de mi voz me ayudará como siempre a relajarme, y a disfrutar una vez más de mi trabajo, que por cierto, estará muy bien remunerado.

El tema: "Relaciones sexuales satisfactorias".
Todos comenzamos una relación sexual con la expectativa de que sea satisfactoria. Algunos incluso con que lo sea también para la persona o personas con las que interaccionaremos.
Aquí comienza el primer punto en conflicto. Una relación es siempre mejor cuando la intención del individuo es la de agradar, salvo q nos toque una pareja que sólo quiere agradarse.
Lo primero, elegir bien bien nuestra pareja de baile. Un cuerpo escultural, la juventud, un peinado o ropa de moda, de poco sirven en la cama. El sexo es un acto cerebral, no sólo físico. Si hay q elegir, mejor inteligencia y buena voluntad que top-model, si se encuentra todo, festejarlo.
La elección del lugar también es importante, es totalmente personal, pero debe ser del gusto de todos los participantes. Si se es amante del riesgo no forzar a la pareja a tener relaciones en la punta de un alfiler, quizás sienta temor, verguenza, vértigo. Las inseguridades no ayudan al éxito. Tener en cuenta que las preferencias más comunes son sitios tranquilos, con intimidad; pero si estamos de acuerdo en que sea en la plaza del pueblo, adelante. Cuidado con la policía, creo que puede considerarse delito.
La luz, es también importante. A oscuras no se ve nada, y aunque tendemos a cerrar los ojos, a la mayoría nos gusta saber lo que tenemos entre manos, y ayuda mucho a recordar gestos, posturas. Una buena relación sexual debe de ser rememorada las veces que sean necesarias. La luz excesiva está bien para los cuerpos esculturales y las personas sin complejos. Pero casi todos tenemos partes del cuerpo con las que no estamos del todo conformes. Una luz de quirófano no ayuda a disimularlas, hasta la piel más fina tiene poros, granos, cicatrices, pelo, estrías, varices. Auscultar a la pareja nunca es buena idea, eso lo dejamos para los médicos.
Cada relación sexual es única, e irrepetible, o debería de serlo." Hay mujeres que van al amor, como van al trabajo" (también vale para hombres). Si no tienes ganas, pues di no. Con tacto. Si no tienes ganas nunca, tienes un problema. Los humanos somos seres sexuados y sexuales. Algo falla ante la negativa perenne. O no estás con quien debes, o tienes algo que consultar a tu médico. La experiencia me dice que suele ser lo primero en mayor número de casos.
Una relación sexual, no está descrita matemáticamente. No es A+B+C= D. Nadie dice lo que hay que hacer, ni cómo empieza, ni cómo termina..
Imaginación, entrega, decir lo que apetece o no en ese momento sin ser brusco, insinuar, sugerir. 
Y si no sale bien a la primera, darse tiempo e intentarlo una segunda. Trasmitir y provocar seguridad.
La complicidad ayuda mucho.
Y si no funciona, seguir intentándolo.
Mucha suerte a todos y a disfrutar.

 He pedido que bajen la luz, si alguien quiere hacer alguna pregunta, comentar o discutir sobre algo estoy a vuestra disposición.
Muchas gracias por vuestra atención, buenas noches.




10 comentarios:

  1. Cuanto se aprende con usted, oiga. Lástima que yo sea incapaz de llevarlo a buen término.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  2. Una clase magistral, con la que estoy completamente de acuerdo. Por cierto, tu imagen, IDEAL, arreglada pero informal, has inspirado mucha confianza.
    Muy ameno e instructivo el texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Por favor, cuando se produzca esa conferencia no dudes en avisar. Estaré en primera fila para aplaudir.
    Ninguna pregunta. Clarividente.
    Gracias

    :)

    ResponderEliminar
  4. Con tan buenos preliminares el exito esta asegurado.

    salu2

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy de acuerdo con la clase, pero reconozco que soy una impostora. En realidad soy la señora de la limpieza de la sala de conferencias, daré la conferencia igualmente, guárdenme el secreto.

    ResponderEliminar
  6. Estaré en primera fila en cualquier caso.
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Te lo guardaré, pero tampoco me extraña que la mujer de la limpieza tenga más experiencia en estos temas que la experta conferenciante.

    ResponderEliminar
  8. "Cada relación sexual es única, e irrepetible"

    ¡Menuda clase MAGISTRAL que te has "cascado", Nines! Fantástica, me ha agradado mucho su lectura. Excelente exposición...

    ¿Qué tal las fiestukis?

    ResponderEliminar
  9. Gracias Nélida, me escapé al Mediterráneo con las fieras, fue muy bien el experimento, mejor de lo que escribí aquí cuando lo visualicé.

    ResponderEliminar