Seguidores

miércoles, 3 de agosto de 2011

El accidente de Mari Pili


- Ven aquí, que te voy a dar un mordisco en el culo que ya verás.
- Jajajaj, ni hablar. No serás capaz.
- Que no, verás cuando te pille.
- Que me dejes en paz, que al final te voy a hacer daño sin querer. !No me hagas más cosquillas!.
- Jeje, da igual que te escondas debajo de las mantas, te cazaré.
- !Ay!, no me muerdas el dedo gordo del pie, que me da mucha impresión.
- Sí, sí, vas a ver lo que es impresión.
- Jajaja, no grites tanto, van a venir los vecinos a ver qué pasa y ya es muy tarde.
- Casi te cogí, no corras.

- Joder, qué golpe. ¿Pero cómo te has caído? Has volcado la cama y saltado por encima de mí, he visto cómo volabas. ¿Te has hecho mucho daño? Has aterrizado encima del cuello todo torcido, ¿puedes moverte?

- Buenas noches
- Buenas noches
-No hemos querido decir nada hasta ahora, pero ésto ya es mucho. ¿Han visto la hora qué es? Las personas normales dormimos a estas horas. Es que hasta han despertado a los niños. Qué vergüenza tan mayores. La verdad es que lo último que pensé cuando compraron el piso es que siendo ustedes jubilados tuviéramos que pasar por ésto. Ustedes mismos, pero la próxima llamaremos a la policía.
- De verdad que lo sentimos. Una cosa nada más,
- Dígame.
- ¿Le importaría si llamo a la ambulancia desde su casa?. No nos han dado línea fija todavía, y con el móvil no nos entendemos. Mi novia no se encuentra muy bien.

6 comentarios:

  1. Me encantaría llegar a vieja así

    ResponderEliminar
  2. Todo es motivación, y salud, claro.

    ResponderEliminar
  3. Seguramente que en algún momento ha sido verdad, la realidad...

    ResponderEliminar
  4. Nunca dejaré de ejercitar el maraviolloso ejercicio del malabarismo "in the bed".

    Gracias por las pistas y besooooos Á.

    ResponderEliminar
  5. Benditos guantazos desde el lecho... oiga, y aunque nos abramos la cabeza. Sean!

    ResponderEliminar