Seguidores

domingo, 29 de mayo de 2011

Cuestión de olfato


Una noche de fiesta como cualquiera, salgo a tomar algo. Con los amigos de siempre a los sitios de costumbre.
Todo parece normal, salvo que sí hay algo distinto.
Hemos descubierto los olores. Ahora que ya no se fuma resulta que los bares tienen olores, y parece que será algo que los defina, de forma individual.
Algunos huelen a colonias mezcladas, lo que resulta un poco desconcertante, otros huelen a cañerías, ¿quién iba a decirlo? Yo que he entrado cientos de veces nunca me había dado cuenta.
Llegará el verano y los olores corporales de los enemigos de la ducha aflorarán y sabremos quiénes son.
Yo que soy una fumadora empedernida, he cambiado de costumbres, como otros tantos.
Pero mi ropa, ya no huele a humo.
Mis feromonas están de fiesta, por fin serán ellas las protagonistas. Y mi cerebro festejará, cuando llegue la ocasión, que puede reconocer las tuyas.


4 comentarios:

  1. Mis feromonas están de fiesta... jajaja que bueno.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora que llega el verano... prepárese. Lo mejor: una pinza en la nariz.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. La sonrisa de Hiperion,me alegra que te guste, encantada de tenerte en mi casa.
    Señor Fernando, si lo hago me perderé lo bueno y lo malo. No me gusta perder.
    Querido Lorente, el placer es todo nuestro.
    Esta sí que es gorda, no puedo publicar con mi nombre en mi propio blog.

    ResponderEliminar
  4. Al margen de lo cierta que es tu observación sobre bares y locales, en los que apreciamos fritos, cañerías, y la esencia de sus lugareños, más verdad es la potencia que puede tener el olor de una persona, su recuerdo, que puede llegar a embriagarte.

    ResponderEliminar