Seguidores

viernes, 21 de diciembre de 2012





feliz navidad



jueves, 15 de noviembre de 2012

Paraiso Legal

Alguna vez ya he contado que vivo en un pueblo pequeño, de esos en los que si cambias de novio eres noticia hasta que la vecina del segundo se divorcia.
Eso sí, tenemos ayuntamiento propio, no somos pedanía. Lo cual quiere decir entre otras cosas, que tenemos leyes propias, algunas.
Yo no entiendo mucho de leyes, estudiar derecho siempre me pareció un coñazo. Los que más saben de leyes no son los jueces, ni los abogados, los que más saben de leyes son los que viven en el filo de la legalidad. Y además tienen los mejores contactos y la información de primera mano.
La cosa es que sin saberlo la mayoría de mis vecinos, vivimos en un paraíso legal.
Vienen desde rincones lejanos, nos llaman para informarse, nos colapsan el correo electrónico.

Y es que, mi pueblo es el más permisivo del estado para hacerse pareja de hecho.

Yo no sabría explicar los requisitos que se necesitan, ni cuales son las diferencias con otros municipios. Pero los que viven en el filo lo saben. Ya debe de haber una mafia encargada de gestionar tales asuntos. En mi pueblo, las parejas de hecho son como las parejas de conveniencia de la peli, pero no hay romanticismo de por medio, sino dinero.
Las parejas de hecho de mi pueblo ni se presentan en la entrada del consistorio, no saben sus nombres y lo reconocen sin rubor al inscribirse, y se defienden diciendo con desparpajo, que llevan juntas un año, pero de esas cosas no han hablado.
Yo la verdad no sé qué pensar; por un lado me parece ilegal e inmoral, por otro no sé si deberían de cobrar más y hacer del pueblo como con los paraísos fiscales y vivir todos de eso, que la industria está muy mala ahora por aquí con lo que era. O aconsejarles al menos que ya que hacen colas de hora y media para inscribirse tengan al menos la decencia de emplear el rato en presentarse y conocerse, que lo mismo se gustan.

lunes, 1 de octubre de 2012

Sí, se puede


Veo en la publicidad de un blog un anuncio de dejar de fumar por hipnosis. Ese era el siguiente paso. El tercero, un hachazo en la cabeza. Nadie que no halla sido adicto a ninguna droga entenderá nunca lo que supone dejarla. Yo sólo sé de tabaco, pero ya es bastante.
Levantarse cada día diciendo que será el último, justo antes de volver a comprar. O la envidia a esas personas que no se sabe porqué, pueden consumir ocasionalmente sin engancharse. Si yo fumara un par de cigarros al día, me iba yo a volver loca. Pero claro, yo fumo más, mucho más. Más de lo que me sienta bien, más de lo que reconocería, mucho.
La motivación a dejar una droga es básica, pero la fuerza de voluntad lo es más. Yo de fuerza de voluntad tengo entre ninguna y nada de nada. Mi motivación, mis hijos, si me muero ahora la preparo gorda. Debo dejar de comprar papeletas para que ésto ocurra.
Así que siguiendo las sugerencias de amigas toxicómanas, me compro unas pastillas carísimas (tanto como el tabaco). Con un listado de efectos secundarios como el testamento de la Duquesa de Alba, y con un nombre ridículo, "champis".
Empiezas con poca dosis, porque son más malas que pegar a un padre, y se supone que ya no tendrás ganas de fumar. En mi caso, borrachera tras cada pastilla durante media hora. Ya las he dejado.
Y desde el 7 de septiembre, sin fumar.
Me reservo el derecho de recaer, pero de momento, ahí estoy.
Al parecer, se puede.

miércoles, 19 de septiembre de 2012



Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, me deseo a mí misma, cumpleaños feliz.

miércoles, 22 de agosto de 2012

CACHIPOLLAS

Como cachipollas aceleradas desde el punto de la mañana, dispuestos a darlo todo. Como si sólo hubiera un día para realizar asuntos vitales. Cada mañana una vida entera por delante, sin tregua.
Se acerca septiembre.

miércoles, 13 de junio de 2012

Comida

Un colacao, un pincho de tortilla, un zumo de naranja, un donut, un plato de morros con un buen pellizco de pan.
Así leído no parece que sea un ejemplo de dieta mediterránea, pero es el menú del martes.
Ascos aparte, que ya sé que lo de los morros no es de interés general, tampoco es tan raro, digo yo. Se venden en las tiendas. Alguien más comprará. A los escrupulosos decirles que acabaremos comiendo cualquier cosa, yo llego entrenada.
Volviendo al menú, ahora que se está poniendo de moda la epigenética, seguramente estoy maltratando a mis genes con esta alimentación sana y equilibrada, tendré una edad biológica superior a la legal, y moriré joven debido a alguna mutación extraña.
La mala noticia es que estas mutaciones se heredan, la buena es que yo ya no pienso legar al mundo más genes de los que ya he dispersado. Así que bajo mi responsabilidad seguiré cenando morros, que me han dicho que tiene mucha proteína y poca grasa, y mi estómago parece que ha podido con ello.
Buen provecho.


 

miércoles, 30 de mayo de 2012

El perro andaluz



El perro andaluz duerme en una gastada manta de color canela. Cuida el sueño de una preciosa muñeca de papos sonrosados. 
Sus ojos, horquillas. 
Sus orejas unos calcetines de rayas. 
Su nariz, mi camiseta negra.
Éste, tan poco famoso perro descansa velando a mi niña en un hotel de Málaga.