Seguidores

lunes, 2 de mayo de 2011

Ahora nos conocemos


Desde la ventana, cruzando los visillos una luz sin brillo iluminaba su cara blanquecina. Una ventana con vistas a una pared de ladrillo blanco y a un jardín de piedras blancas, que en otros tiempos había servido para criar pollos y cerdos.
Los ojos cerrados y la boca abierta, unos pulmones encharcados intentando recoger aire. 
El ruido de una respiración lenta y abrupta cesa sin más.
Una luz sin brillo ilumina su cara amarillenta. El silencio.


7 comentarios:

  1. Dos silencios que se encuentran, la ayuda de un boca a boca cuando todo está a punto de terminar?,

    difícil interpretación para mi mente cuadriculada.
    Lo que seguramente desconoces es la nueva dirección del mismo blog en el que estaba: http://angeles-piensoluegoescribo.blogspot.com/
    Pero sí conoces mi sino.

    Te espero, un abrazo ahora que hace un año que estuve por esos lares Á.

    ResponderEliminar
  2. Probablemente tampoco reciba visitas. Así jamás cambiará el tono de su rostro, ni el gesto.
    uff...

    ResponderEliminar
  3. Me gusta !!! He lelgado aquí a través del blog....te seguiré. Por cierto, e´res bienvenida en el mío !!!

    ResponderEliminar
  4. Ahora nos conocemos...

    El silencio cuando alguien deja de respirar y conoce a la muerte. Triste forma de morir, agonizando de esa manera.

    ResponderEliminar
  5. La Muerte no sería tan Trite ni Dlorosa si no fuese siempre precedida por la Agonía.

    Un Beso con Brillo, Nines.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que soy una privilegiada, que a los 40 acabe de ver a la muerte cara a cara no significa otra cosa que mi vida ha sido dulce.

    ResponderEliminar