Seguidores

lunes, 19 de abril de 2010

Cambio de vida

domingo 10 de enero de 2010

Ángel era distinto, nada tenía que ver con el resto de sus compañeros de taller. Se llevaba con ellos no sólo unos cuantos años, sino una generación entera. Pasaba las mañanas escuchando música imposible y molestando a todo el que le rodeaba con aquel ruido infernal. Su comportamiento era reprochable y su trato desagradable. No llevaba bien el halo de hipocresía que reinaba entre sus colegas, que empezaba de buena mañana con aquellas letanías de saludos interminables. Pese a su actitud, era respetado por todos, no había nadie más competente ni más brillante en toda la planta, todos necesitaban de su ayuda varias veces al día. En uno de sus cambios bruscos de humor le conocí. Me había solucionado asuntos laborales tantas veces como a cualquiera, quizá más dada mi torpeza, pero hasta aquel día no habíamos establecido un trato personal. Estaba inusualmente sociable y estuvo tonteando conmigo durante horas. Le invité a tomar algo a la salida del trabajo y aceptó. Nuestra primera cita fue memorable y nos intercambiamos los números de teléfono, quedamos varias veces hasta altas horas de la madrugada, eran días de vino y rosas.
Pasadas unas semanas me llamó a una hora inusual y me contó una historia terrible. Tenía problemas con las drogas y necesitaba dinero.Yo le dije que no le prestaba dinero para eso, y lo entendió. Quedamos alguna vez más para charlar pues estaba desesperado y con síndrome de abstinencia. Como no pagaba su deuda los traficantes le acosaban y dejamos de vernos, me temo que porque le seguían por la calle y tenía miedo que vinieran a por mí. Al final tuvo que contar la historia a su familia, y pidió un préstamo con avales para pagar. Durante semanas no hablé con él pero le observé atentamente. Todo el mundo en el taller destaca su mejorado carácter y se sabe que acabó casándose con una chica estupenda. Está más guapo que nunca y sigue ayudándome en el trabajo. Ahora es él quien se preocupa por mí, manteniendo eso sí las distancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario