Seguidores

martes, 29 de junio de 2010

Frustración

miércoles 7 de octubre de 2009

Ni se sabe hace cuántos miles de años, las personas que pasamos por este mundo nos enfrentamos a la frustración.Todos desde que nacemos, o incluso antes, nos enfrentamos a situaciones que no responden a nuestras espectativas. Es algo inherente a nuestra forma de vida.No nos van bien una infinidad de cosas, la temperatura, la celeridad con que nos atienden, la sensación de hambre, la presencia de alguien que nos consuele...Y aquí estamos protestando por ello desde que somos capaces.Según vamos haciéndonos adultos, nuestras necesidades van cambiando de naturaleza. Está claro que todas no son igualmente vitales. Las referidas a cuestiones de las que depende la propia conservación de la vida mandan. Por suerte para los que estamos a este lado, en las mayoría de los casos son una sombra que nos persigue, pero que damos por cubierta. Tenemos cobijo, comida, un sistema sanitario más que aceptable que casi hace milagros...y aún así nos morimos, como debe ser. Así que como seres ociosos que somos nos preocupamos por otra serie de cuestiones que también nos son inherentes como especie. No nos gusta estar sólos, ni que nos lleven la contraria, ni que no nos tengan en cuenta, o que nos abandonen. Nos preocupamos por nuestra salud emocional.Nuestro mayor problema es que vivimos en una sociedad en el que la salud emocional parece más bien ser una cuestión externa que interna. Y ahí es donde empiezan nuestros problemas. Si la "felicidad" no proviene del interior, mal vamos. Basamos nuestra felicidad en lo que compramos, en lo que nos dan los demás, da igual que sean asuntos físicos o mentales. Invariablemente nos frustramos, porque siempre queremos más de lo que tenemos, o peor aún de lo que podemos obtener.A sobrevivir a las frustraciones se aprende desde el principio; lo importante que es escuchar un no desde el principio, educarse con cierta disciplina, o descubrir con horror que las mascotas se mueren. Este proceso de aprendizaje no termina nunca. Así que a trabajar tocan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario