Seguidores

domingo, 10 de octubre de 2010

360º

No me gusta el fútbol, ni me gustan los toros; ya lo siento , pero no. Sé que teniendo en cuenta la situación casi inaugural de mi blog, esta afirmación no me granjeará la simpatía de muchos. Siempre os queda criticarme por ello, prometo aguantar el chaparrón.
Debido a mi escasa afición por estos asuntos no he conocido ni muchos estadios, ni muchas plazas.
Lo bueno de estas construcciones es que siempre pueden utilizarse para otras cosas, ya sabéis, eso que llaman actos culturales.
El último estadio que he conocido, Anoeta. Es muy original, o eso creo, las gradas están cubiertas por un tejado ondulado, con diferentes alturas alrededor del campo, resulta muy plástico. Dicen los entendidos que no es bueno para ver fútbol porque los jugadores están lejos de las gradas; (no se puede escupir a los jugadores, y los insultos no llegan con claridad) les separa una pista de atletismo, y yo que creí que eso era una ventaja, se pueden practicar otros deportes... Pues no, a los futboleros no les gusta.
Lo que quiero contar es mi asunto allí, estuve viendo la gira de U2 360º.
A un lado de lo que se supone el césped estaba el escenario, un circulo enorme como una isla rodeado de una pasarela concéntrica, ambos comunicados por unas pasarelas móviles y encima algo parecido a una araña con 5 patas de unos 40 metros de altura. Los músicos podían verse desde cualquier punto de la grada pues no había trasera de escenario. La palabra para describirlo todo es enorme.
El espectáculo amenizado por una pantalla a modo de corona sobre el escenario que además se extendía y encogía durante la actuación. Impresionante el despliegue tecnológico.
Pero lo que buscábamos en la intimidad de 45 000 personas era música, y hubo mucha y de lo mejor. Interpretaron sus temas más conocidos para alegría de todos, y de forma más que correcta. Bono, el líder está estupendo a sus 50 años; y como todos esperábamos es un chulo increíble que sigue provocando magia, porque lo vale. Muy recomendable.



9 comentarios:

  1. Pues a mi me cae usted de puta madre. Tampoco me gusta ni el fútbol ni los toros. Si le gusta a usted la cerveza nos prometemos en matrimonio.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  2. A mí tampoco me gusta el fútbol y tampoco las corridas de toros. Y me encanta U2, los he visto varias veces, y nunca me han decepcionado, son únicos.

    ResponderEliminar
  3. Sonia, no estarás pensando tú también en proponerme matrimonio? Tendría que decirte que no, lamentándolo mucho. El concierto fue una gozada como esperaba.
    Mi querido G, me gusta la cerveza, el matrimonio no tanto. Pero sigo empeñada en tomarme una cerveza con ustedes dos.

    ResponderEliminar
  4. Jamás pensé que un campo de fútbol pudiese tener alguna vez tamaña utilidad (pido perdón a los futboleros). Me imagino lo que disfrutaste mirando el "campo", yo también lo viví la última vez que Super Tramp vino a España. ¡Qué gozada!
    Me alegro que sigamos leyéndonos, aunque no sea a través de "Morir buscando la belleza".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mercedes, gracias. Te sigo de cerca. Tú y yo también tenemos algo pendiente, llegará.

    ResponderEliminar
  6. ¿A todos nos tienen que gustar las mismas cosas?, va a ser ¡¡¡que no!!!

    Yo sólo veo los partidos de futbol cuando juega España, y no siempre, y sólo he estado una vez en una plaza de toros, escuchando a Chayane en concierto...
    Yo no voy a ser quien te critique, Nines. ¿Te apuntas a "ir de tiendas"?. Es un vicio que me encanta, aunque sin comprar nada, la mayoría de las veces :-). ¡No está mi bolsillo para muchos lujos!.

    Me hubiera gustado mucho poder ver a U2 en concierto, ¡tiene que ser una pasada!

    ResponderEliminar
  7. Nélida, me hubiera encantado que me acompañaras. Yo soy incapaz de ir de tiendas y no comprar, así que te acompañaré algún día, pero no muchos.

    ResponderEliminar
  8. Hala! U2 Que suertudas, Yo el penúltimo ha sido Ricky Martin, en Burgos
    Yo si he visitado campos de futbol para ver los partidos , y plazas de toros, había que cumplir.
    El caso es que luego a mi no me acompañaba ni dios a hacer nada de lo que me gusta. Ya todo eso acabó. Cuando vamos de tiendas para consumir un poco? por ayudar a salir de la crisis, no dicen que el consumo no debe parar, pues hale!

    Que conste que, no me gusta el futbol y todavía menos los toros.

    besos y buenas noches

    ResponderEliminar