Seguidores

miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Y tú?

Lo primero que podía verse al abrir la puerta eran unos cuantos calcetines desparejados tirados al azar en el suelo de la entrada. Cuando mi novio me dejó las llaves de su piso no pensé que sería tan desordenado. Seguí avanzando por el pasillo y empezó a extrañarme que todo estuviera tan revuelto. Al entrar al dormitorio principal entendí que habían entrado a robar en la casa. Todos los armarios abiertos, los cajones sacados de sus raíles y montones de ropa mezclados con papeles por todos los sitios. Me quedé tan asustada que tardé en reaccionar. Mi novio estaba de vacaciones y yo nunca había entrado sola en su piso, aunque tenía llaves hace tiempo. Tan extrañada estaba que olvide cerrar la puerta al entrar.
La vecina chismosa de la puerta de al lado, vio la puerta abierta y los calcetines en la entrada. Se asustó y llamo a la policía. Cuando llegaron me encontraron intentando buscar alguna de las cosas que había ido almacenando en su casa.

Nuestra relación iba de mal a peor, después de tanto discutir había llegado a saturarme; esa mañana decidí acabar de una vez y pasar a por mis cosas.Pensaba dejarle las llaves de su casa en la oficina al terminar de recoger.

Cuando los dos policías entraron en la casa de Rafa y me vieron revolviendo me dieron el alto, y con caras muy serias me preguntaron que qué hacía yo allí, después de pedirme que me identificara.
Yo nerviosísima intenté explicar balbuceando que había ido a coger algunas cosas de mi pertenencia y que había encontrado así la casa. Cuando me dijeron que cual era mi relación con el propietario empecé a decir que había sido su novia, pero que nuestra relación había acabado. Que pensaba devolver las llaves al terminar aquella tarde.No debí de resultar muy convincente porque me pidieron que les acompañara a comisaría. Y con cara de aflicción así lo hice sin rechistar.
Al llegar explique a otro agente que si llamaban a Rafa él podría decirles quién era yo, y que nada tenía que ver con lo que parecía un robo. Pero la señora que tomaba declaración no pareció inmutarse en absoluto ante mis explicaciones, y ni siquiera levantó la vista de la pantalla para escucharme.

Por eso estoy aquí, y tú, ¿qué hiciste?


5 comentarios:

  1. Yo, ¡nada!, lo juro, soy inocente :-)

    Tiene que ser horrible entrar en casa y ver que te han robado, aunque más horrible debe de ser entrar en una que no es la tuya y que se piensen que la has robado tú. Anda que, ¡a la policía ya le vale!

    ResponderEliminar
  2. No se equivoque... la leo. Solo me hago seguidor de los blogs que me interesan. No sea usted escéptica.
    :)))
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Nélida guapa, no he dudado nunca que fueras inocente, yo casi siempre lo soy. La policía está buscando mis joyas, espero; aunque todavía no tienen fotos ;).
    Mi gilipollas favorito, pondré su comentario en el salón de mi casa. ¿Cómo se enmarcará ésto?

    ResponderEliminar
  4. A mi si quieren que me registren.

    En casa no he sufrido hasta ahora ningún robo -toco madera-, pero hace años, cuando todavía vivia en Burgos,nos entraron en la oficina. Cuando llegué por la tarde y vi la puerta forzada, se me quedó un cara de lela, con deciros que hasta toque el timbre - por avisarles de mi llegada más que nada- Es una impotencia...

    A ver si puede ser que recuperes si no todo lo que te han robado, por lo menos parte.

    En el texto estamos ante un " no es lo que parece jajaja". Nada es tan malo que no pueda empeorar jajaja. Siempre dando ese toque de humor en los textos. Me encantan.

    Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. He acudido a tu llamada JAUUUUUUUUU (INDIA, de América jajajaja).

    Cuando era pequeña, tenía aproximadamente 10 años, llegamos mi familia y yo de pasar todo un dia de campo. Cuando entramos en casa, fué un numerito. Todo desordenado, cajones abiertos. Durante mucho tiempo tuve mucho miedo pensando que iban a entrar mientras estabamos dentro. Joe Nines. Eres mi maestra "froidiana" ese recuerdo lo tenía bien encerrado en ese lugar donde guardamos muchas cosas que no queremos recordar.. GRACIAS me estudiaré jajajaja. Siempre tus textos actuan sobre mí para hacerme reflexionar ¿eres mi subsconsciente? jajajajaja.

    Ahora en serio: Qué fuerte me parece mi niña. Que susto. Ojalá (acento andaluz) aparezca como bien dice Sole tus tesoros.

    P.D. NOS TENEMOS QUE REUNIR PRONTO

    ResponderEliminar