Seguidores

viernes, 21 de enero de 2011

Jaime

Este simpático animalito es el próximo macho alfa que pretende conquistar el reino de mi casa. Estamos ansiosos de su llegada que se prevé para el sábado. Iremos a Bilbao a buscarle, porque es vasco él.
Es un macho joven y atlético, no habla, sólo grazna pero me han asegurado que a buen volumen. Come de todo pero al parecer lo que más le gusta es la grasa de los filetes, beber el zumo de los vasos que hay en la mesa, y machacar pastillas del colesterol.
Elige cuidadosamente a sus amistades, y las que no lo son pueden sufrir ataques aéreos de picotazos. De momento no es una adopción, es más bien una acogida hasta ver si somos una familia de su agrado.
Así de chulo es Jaime, espero que lo nuestro sea un flechazo. Si funciona y todo va bien es muy posible que lo deje en herencia junto a la hipoteca.
Os mantendré informados.

13 comentarios:

  1. Antes de nada enterate como anda de colesterol... mas que nada por la grasa de los filetes... pero los loros no comen pipas?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. por cierto... como fueron los otros machos alfa que pretendieron conquistar tu casa?

    ResponderEliminar
  3. Gracias Máximo por tus comentarios. Mi teoría es que el loro se tomaba por eso las pastillas, el problema es que aquí no las tomamos, así que no podrá robarlas; claro que tampoco hay filetes con grasa, le va a costar adaptarse.
    Los otros machos que pretenden mi casa son igualmente simpáticos y atléticos.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada, ya veremos si entabláis amistad, ahora, de momento, Jaime es una "jartá" de guapo. ¡Qué ojos tiene el tío!
    Suerte.

    ResponderEliminar
  5. Preocúpate de quitarle la manía de picotear a cualquiera y déjalo que coma lo que quiera... Animalico!!!

    Suerte con tu Machote... Aunque, por lo que veo, tiene mucha pluma.

    Un "Piquito" Aéreo, NI.

    ResponderEliminar
  6. A por Jaime, Nines, que seguro que os adopta y lo adoptáis.

    En una casa con tanto cariño en el ambiente, lo que menos importa es la comida o las pastillas, solo hay que dejarse ir...

    Bonito nombre.

    Un abrazo Á.

    ResponderEliminar
  7. Mercedes, yo también le veo guapísimo, y pesa nada menos que 125 gramos.
    J. Lorente, valoro mucho tu visita, para lo que quieras ya sabes cómo buscarme; me quedo con el piquito.
    Ángeles, estoy más emocionada que mis niños. Siempre quise un loro, a ver qué tal se nos da a todos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Ya le tienes en casa?

    Ahora despacito y con calma, toca tiempo de adaptación.

    ¡Seguro que a Jaime le vais a encantar tú y los nanos!

    ResponderEliminar
  9. 4 años con Jaime:
    Para mi sí fue un flechazo, de miedo inicial, pero flechazo.Él también me eligió y siempre que estaba en casa estaba a mi lado.
    Lo vas a querer mucho, también lo odiarás cuando chille, porque chilla (ya lo habrás oido) y mucho... pero el muy jodido conseguirá sacarte una sonrisa cuando haga alguna monería...o serán lolerias???...no sé.
    Añade los lacteos a su dieta, le encantan.

    2 días sin Jaime:
    Me ha costado entrar a tu blog a mandar un comentario, escribo con una lagrimilla asomando. Pero no conozco un sitio donde vaya a estar mejor q con vosotros.
    Ha pasado de ser Jaime-Mó a ser Jaime-Ni. Cuidalo, cuidate.Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues sí Nélida, como ves ya está en micasa.
    Ay Mo, muchas gracias, grita como loco, pero ya me hace mimines, es listo , mucho. Supo desde el primer momento quién era su nueva dueña. Y vuela como loco para seguirme si me voy de su lado. Los niños están alucinados y aunque todavía no les deja tocarle, come con ellos y de su comida. Es una pasada verle lanzarse en picao a las magdalenas de Ángela.
    No te preocupes, se adapta muy bien. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  11. ... y poco a poco se ha ido haciendo el dueño de la casa... conquista a su dueña, mira de forma celosa a todo varón que se le acerca, se come la comida de los niños,chilla cuando le viene en gana o quiere comer, ... en la intimidad juega y le hace carantoñas en el cuello, besitos en los labios y besitos con lengua, ...y muchos mimos... en fin, el típico macho hispano de la "España cañí"... hombre de los de antes, prototipo de varón maltratador, celoso, dictador, despota, tirano, la comida preparada en la mesa cuando se le antoja... y eso que todavía no se ha enterado que tan solo es un loro...

    Cria loros...

    Por cierto habeís leído la novela: "Luisito" de Susana Tamayo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Máximo, no sabía que tuvieras un loro, parece que los conoces bien. Esa es su intención, pero es que todavía no sabe con quién está. Comenté el título de esa novela, a mí me gustó muchísimo.

    ResponderEliminar
  13. No, yo no tengo un loro, pero he sido victima de los celos de uno de ellos, que me lanzó un picotazo retorcido,... algo parecido al tipico "pellizco de monja" rencoroso, retorcido, doloroso.

    Los loros no saben que son loros y se creén hombres, con nivel de "macho jerarquico" sobre sus dueñas.

    Saludos.

    ResponderEliminar