Seguidores

jueves, 25 de noviembre de 2010

El séptimo cumpleaños

- Papá, ¿cuánto queda para mi cumpleaños?
- Una semana hijo, sólo siete días.
- Papá tengo que hacer unas invitaciones para los niños que quiero que vengan.
- Sabes que no puedes invitar a toda la clase, aquí tenemos sitio, pero no para todos.
- Lo sé papá, ya me lo has dicho un montón de veces.
- Hacemos una lista primero, luego las invitaciones. Mañana puedes dárselas en clase.
- Qué bien. Pues quiero que vengan... Marta, Ainhoa, Ángela, Hugo, Gonzalo, Adrián, Claudia, Pablo, Miguel, Sandra, y Candela.
- Bueno, son muchos niños, pero creo que podemos hacerlo.
- Qué nervioso estoy, y qué ganas tengo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
- Papá, ¿han contestado ya mis amigos?
- Todavía no, pero ten paciencia. Todavía faltan tres días.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
- Papá, no entiendo porqué sólo han venido dos amigos.
- No lo sé cariño, no habrán podido.
- Pero es que hemos hecho mucha comida, y así no me gusta. !Jo! Y no vamos a poder jugar a nada, va a ser muy aburrido. !No quiero celebrar más cumpleaños!. Además no ha venido mamá. Pues así no me gusta. Tú tienes la culpa. No sabes hacer nada. Estoy harto. Me voy a mi cuarto y no voy a soplar las velas. (Llorando)
- ¿Te crees que es fácil para mí?. Nunca había organizado un cumpleaños, además ya está tu hermano y tienes regalos. ¿Qué más quieres? (A gritos)
- Quiero ser normal, y que venga mamá, y no estar sólo hoy. (Portazo)
--------------------------------------------------------------------------------------------------
- ¿Y tú, porqué no viniste, eh?.
- Es que mi madre no ha querido llevarme, yo sí quería ir. (Avergonzada)




3 comentarios:

  1. Hay situaciones muy, pero que muy, difíciles...

    Tan complicadas son para los niños como para los padres. Es una prueba constante. ¿Lo estaré haciendo bien?, ¿qué puedo hacer para que el niño se sienta "normal" ?.

    Los niños, por naturaleza, son un tanto egoistas, y cuando las cosas no salen como ellos esperan...lo pagamos los padres.

    ¡Así es la vida!, sólo hay que saberlo llevar lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  2. Qué tristeza ver rota la ilusión de un niño. Ellos como todos para entender las situaciones necesitan toda la información disponible. El problema es que muchas veces es imposible dársela.

    ResponderEliminar
  3. Ufff, parece que el niño esta pasando por un mal momento . Puede ser el divorcio de sus padres o por el paso a otro plano de existencia de su madre.
    Sea la situación que sea es dificil para la criatura y para el padre.

    ResponderEliminar