Seguidores

martes, 23 de noviembre de 2010

Bolas

Estoy un poco desilusionada o muy contenta, no sé que posición tomar. Aconsejada por profesionales sugerí que me regalaran unas bolas chinas. Me costó decidirme a pedirlas y desde que las tengo a probarlas. Llevaban semanas aguardando una ocasión especial en mi mesilla, pero en vista de que no llegaba, cambié de planes.
Y esa tarde por fin me decidí a utilizarlas. Primero decidí sólo ponérmelas. Y al ver que no pasaba nada, comencé a realizar mis labores con ellas: las camas, fregar, pasar la aspiradora; tampoco pasaba nada. Muy envalentonada con la situación salí de compras a la calle. Pantalones para los niños. el pan, al super; y tras una mañana de lo más ajetreada llegué a casa casi sin dinero, cargada como una mula, pero nada de nada. Ni siquiera noté que las llevaba puestas.
Un poco perpleja las volví a utilizar este viaje para salir a bailar por la noche. Toda la velada saltando y moviéndome; y no único que noto es el cordón que las sujeta, más que nada porque es un poco rígido y resulta incómodo.
Así que estoy muy contenta porque debo tener el suelo pélvico a prueba de bombas, pero yo esperaba otra cosa de este asunto, la verdad.


11 comentarios:

  1. Jajaja ¿ no se habrán confundido y te regalarón las bolas chinas relajantes de toda
    la vida, esas que se vén en las peliculas a
    los mafiosos orientales entre sus mano?
    Aunque si fuera ese el caso al menos tendrían
    unos sonidos muy agradables y relajantes.
    Mejor poco a poco y sin pensarlo???

    Vicen.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, ¿no sentiste nada de nada?...Cachis, ¡qué mala suerte, Nines!

    Yo no estaría tan contenta, no sabes lo que te pierdes :-)

    ResponderEliminar
  3. No se como pueden sentirse las bolas chinas, pero Nelida parece que le saca mas partido que tu.

    ResponderEliminar
  4. Esta historia está escrita en primera persona, pero no soy su protagonista. Entre otras cosas no puedo salir a probar bolas chinas de fiesta porque mi dolor de cuello no me permite tantas alegrías, ni la mutua. ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues... yo la verdad si las he probado y ni fu ni fa, lo único el morbo de mi pareja que desde que salí con ellas de casa se imaginaba que iba a tener en pleno restaurante un orgasmo al más estilo Meg Ryan en la peli "Cuando Harry encontró a Susan". No se, si son chinas será por algo ¿no? digo yo... A cada uno lo suyo jajajajaja.

    Nines, eres genial me he partido de risa con tu post. Muchos Besos y ya sabes.. si te animas a bajar al sur..

    ResponderEliminar
  6. Con dos opiniones tan dispares tendré finalmente que probarlas, para desempatar. Nélida, tu eres muy afortunada en mucas cosas. Rosa siempre puedo echarlas a la maleta y las pruebo allí a ver qué tal.

    ResponderEliminar
  7. El objetivo de la entrada era por lo menos despertar una sonrisa, lo doy por cumplido.

    ResponderEliminar
  8. En esta vida tenemos que intentar probar de todo, Nines!!!!, jajaja. No es que sea afortunada, procuro buscar el lado positivo de las cosas, ¡y lo termino encontrando!.

    Muchas gracias por hacernos sonreir, ¡si no fuera por estos momentos y otros pocos! :-)

    ResponderEliminar
  9. Esta es la semana de las bolas chinas jajaja. No puedo opinar, pero lo que me he reido hablando de ellas no tiene precio.
    En el gimnasio siempre tenemos nuestro momento para hablar de ellas -por lo del ajetreo que nos traemos-.Se nos ocurrio tomar el pelo al monitor de spinning con el temita y oh, sorpresa! nos quito los sillines a las bicis. Eso si que es una experiencia religiosa...

    Nines, no se como lo haces, pero siempre das en el clavo con tus entradas jajajaj

    Besos

    ResponderEliminar
  10. En esta, mi primera entrada a tu blog...me he reido mucho..jajjaja .Buenisimo!!!!

    Yo no las he probado, pero nunca es tarde.


    Mis felicitaciones Nines.

    Kenya

    ResponderEliminar
  11. Hola Kenia, me has encontrado, bienvenida.

    ResponderEliminar