Seguidores

miércoles, 21 de marzo de 2012

Benito


Benito nació hace ya cincuenta y cinco años. Cuando su madre le vio, pensó que todo el peso del mundo se le venía encima. Su niño no era como todos. Nació con un peso adecuado, no parecía estar enfermo; pero su carita redonda y sus ojos rasgados dieron pistas suficientes.
Nadie en el pueblo se abstuvo de opinar; si era como era , algún motivo habría. Aquel abuelo que bebía, una madre que no se cuidó debídamente, una deuda con Dios mismo. Su hermana mayor le crió como a un hijo y se pasaba la mayor parte del tiempo con él.
Comenzó a caminar con tres años y a hablar con cinco. Benito tenía un carácter agradable y era cariñoso en extremo. La costumbre de la época era criar a estos niños de espaldas a la sociedad, pero sus familiares decidieron hacer vida pública con él.
El padre asumió con más naturalidad la condición de Benito. Fue el primero en preguntarse qué iba a ser de su hijo, a qué colegio asistiría y hasta donde podría llegar con sus condiciones. No había ninguna opción de que tuviera una educación apropiada en el pueblo, así que decidió comprar un terreno en las afueras, construir un colegio y contratar a una profesora. Por fin pudo asistir a sus clases acompañado de otros niños de la zona con las mismas necesidades.
Así nació la asociación de "La Casita" que todavía hoy es un centro ocupacional para discapacitados psíquicos. Benito trabaja allí realizando labores de jardinería, por las que recibe su sueldo mensual. Vive independiente de su familia en un piso tutelado y ahora mismo está de vacaciones en la Costa Brava con sus amigos.
Lo orgullosos que estarían de él sus padres si hubieran visto a dónde podía llegar su niño de cara redonda y ojos rasgados.

12 comentarios:

  1. Ay, qué disgusto.No me ha dado un arrebato. He borrado vuestros comentarios porque aparecían duplicados. Os pido mil perdones a todos. Va a ser la novatada. Lo siento mucho.

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, te haremos muchiiiiiiisimos mas,

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida al maravilloso mundo de la informática

    Pdt: son 3€!

    ResponderEliminar
  4. JK que lo de que te pago por comentar no era público!

    ResponderEliminar
  5. ¡Con lo guapos que estábamos tod@s con nuestras fotos!,así no vale Nines, has borrado los comentarios a traición :-)

    He tenido la suerte de conocer a Benito en persona, y siempre ha sido una persona encantadora. Hacía tiempo que no sabía nada de él, y me ha encantado leer este relato, me alegra saber que está muy requetebien.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu relato.
    Crecí a tu lado viendo a Benito a través de tus ojos, y siempre he pensado que es una persona muy feliz gracias a la familia en la que le toco nacer. bss. Miriam Gómez.

    ResponderEliminar
  7. Cachis Nines, con lo que me ha costado registrarme y poner foto para hacerme seguidora y hala! "pa na" jajaja.

    Yo no puedo decir que conozca a persona alguna con este tipo de discapacidad, pero tengo a un par de amigos que trabajan con estas personas y siempre me dicen que se aprende mucho de ellos, que son muy cariñosos,sensibles...también tienen días malos, pero y quien no los tiene?

    Bien por benito

    ResponderEliminar
  8. Pues yo me ratifico en lo que dije, que era...
    pufff, nome acuerdo, bueno que muy buena idea la de la familia de Benito y que hoy, son ya muchas las iniciativas similares, incluso desdeel punto de vista institucional, que no es moco de pavo.

    Claro que empezar, dar lols primeros pasos, tener la idea...eso es lo que m´ças cuenta.

    ResponderEliminar
  9. Una gran labor la del padre de Benito y la de otra mucha gente que ayuda a personas como Benito que creo, tienen una sensibilidad especial que a veces no la llegamos a reconocer y valorar como tal.

    Lourdes

    ResponderEliminar
  10. Hoy he visitado "La casita" !Qué orgulloso estaba Benito de tener invitada.

    ResponderEliminar
  11. Blogger anda un poco tontito últimamente, te tengo en mi Lista de Lecturas, no se había actualizado y esta entrada se me pasó por alto. Por suerte he llegado a tiempo se sentirme orgulloso de Benito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para estarlo. Muchas veces no sabemos a lo que podremos llegar, ni Benito, ni nadie.
      Publicando de nuevo esta entrada me he dado cuenta de que no recordaba con claridad lo activo que fue mi blog.

      Eliminar